jueves, 13 de junio de 2013

González Ledesma: el artífice del escéptico inspector Méndez

    Francisco González Ledesma es el padre del escéptico inspector Méndez, solitario, a veces cínico, siempre decepcionado, a la vez que esperanzado, por un ser humano capaz de lo peor, pero también de lo mejor, investigador que se confunde entre la peor calaña que puebla el Barri Gòtic y el Barrio Chino de una Barcelona de diseño hacia fuera y de podredumbre hacia dentro.
    
    González Ledesma, padre del siempre genial articulista Enric González, otro sabio de cómo respiran las entrañas del homo sapiens, se destapó a una edad tardía ya que el anterior régimen le prohibió hacer lo que más quería: escribir.
    
    Por eso se tuvo que parapetar tras el seudónimo de Silver Kane con el que consiguió dar luz a más de 300 novelas del oeste que, en plena dictadura, fue la única tabla de salvación de los cuasi analfabetos españoles, junto a los periódicos deportivos.
    
    Al final, con su obra 'Una novela de barrio' mostró su arte a una nueva mayoría de amantes de lo negro tras conseguir el I Premio de Novela Negra de RBA.

    Las excelentes 'Expediente Barcelona'Las calles de nuestros padres ( 1984) y Crónica sentimental en rojo (Premio Planeta, 1984), 'Historia de un Dios en una esquina'... atestiguan la talla policiaca de Méndez y de su creador, un hombre del barrio de Poble Sec.
    
    Con otra novela de este peculiar agente, mitad héroe y mitad paria titulada 'El pecado o algo parecido' se alzó en el año 2002 con el prestigioso Premio Hammet.