lunes, 22 de julio de 2013

El sabor agridulce de 'Tienes que contarlo' de José Sanclemente

    'Tienes que contarlo', del experto en medios de comunicación y exconsejero delegado de Grupo Z y Antena 3, José Sanclemente, deja un sabor de boca agridulce porque pudiendo ser una obra de primera se embarulla en su parte final y pierde fuerza, tanto de verosimilitud como de ritmo.

    Planteada como una crítica a los medios de comunicación, con asesinatos de por medio, infidelidades, agencias de publicidad, altos ejecutivos, bases de datos conseguidos tras espiar en las redes sociales, crímenes para ocultar la verdad, manipulaciones desde los mas media, la CIA... ensalza al movimiento 15M que lucha contra la corrupción y a los periodistas puros de raza que siempre pelean por publicar la verdad.

    La intriga está bien montada porque no se sospecha del culpable, pero su desenlace no es creíble. Además, ocurre muy deprisa, como si la conclusión de la obra se hubiese hecho a toda velocidad, obviando el excelente inicio, planteamiento y desarrollo.

    Desde el viaje a Nueva York de la protagonista, los hechos son poco consistentes y sin coherencia, como si lo exótico de acudir a Estados Unidos en pos de la verdad fuera un valor añadido. La relación entre los protagonistas principales flaquea y qué decir del extraño enamoramiento del experto policial en informática y la extravagante Paula, compañera de piso de Leire.

    Lo mejor: la joven, insobornable e insubordinada periodista Leire y su novio el inspector Ortega. Entretiene y mantiene el interés hasta que en la página 190 se pierde.

    Lo peor: los diálogos del final de la obra que casi rozan el infantilismo -la aparición de la ex novia de la CIA que quiere vengar la muerte de la estrella de la sección de economía- como la escena del descubrimiento del asesino, previsible y solventada como un típico y tópico telefilme de sábado por la tarde.