lunes, 19 de agosto de 2013

'La excepción', de Christian Jungersen: infumable

    En la moda de la novela negra escandinava hay mucho de bueno y otro tanto de malo. En este caso, más que malo, aburrido, pesado y tostón. Así es 'La excepción' de Christian Jungersen, un tocho de 673 páginas que bien podría haber sido un libro de 180 páginas con lo que el peñazo habría sido más llevadero.

    Juego de suspense psicológico entre cuatro empleadas de una ong danesa enfrentadas por saber quién les mandó un email amenazador. Mucha paja y poco fondo. Muy prescindible. Se puede vivir sin haberlo leído. 

    La rutinaria vida en el edificio de la institución pública escandinava se asemeja al tristemente gris día a día en cualquier oficina española con despellejamientos varios y soeces críticas a los compañeros incluidos. Nada nuevo bajo el sol.

    Solo se salva la descripción de la labor que realiza el Centro Danés de Información sobre el Genocidio sobre las masacres que se producen en el mundo para que los políticos puedan actuar en consecuencia (¿?)