viernes, 28 de junio de 2013

Juan Madrid: el maestro de maestros, creador del castizo Toni Romano

   
Junto a Andreu MartínFrancisco González Ledesma, Juan Madrid es el maestro de maestros de la novela negra en España. Su serie policiaca de los años 80 aúna una altísima calidad narrativa y unas historias enraizadas en la literatura clásica americana del género, protagonizada por sus principales figuras: Dashiell Hammet, Jim Thompson, David Goodies, Ross MacDonald y Raymond Chandler.

    Es, además, el creador de uno de los investigadores privados más cañís y atractivos para el público enamorado de lo policiaco: Antonio Carpintero, más conocido como Toni Romano, excampeón amateur de los pesos welter, expolicía y detective sin contrato en Investigaciones Draper, dirigida por un antiguo comisario dedicado a cobrar a morosos.

    En 'Regalo de la casa', tercera novela de la saga, Romano debe investigar el suicidio-asesinado de un potentado, amigo suyo en la mili y extrotskista, que un día antes de fallecer le pidió ayuda. En su periplo se cruzará con una viuda ardiente, una suegra a lo Capone, un chantaje a través de fotografías y un despiadado asesino a sueldo conocido como 'El Portugués'.

    Además de contar con una figura tan atractiva y castiza como la de Toni Romano, y expresarse mediante diálogos ágiles e ingeniosos, en un lenguaje directo y cortante, Juan Madrid muestra el Madrid que en los años 80 era el menos recomendable y más canalla: la parte alta de la Gran Vía, con las calles Desengaño, Libertad, Pez, la Plaza Dos de Mayo y el barrio de Malasaña como focos de prostitución, bares poco recomendables y seres extraños de espíritu y a veces también físicamente deformes.

    Por cierto, él, liado con una vedette de segunda fila, vive en un cuchitril situado en la calle Esparteros, donde lo que nunca no falta es la ginebra destilada por Justo, dueño de un bar infecto en Corredera Baja.

    "Las novelas de Juan Madrid siempre me han parecido limpias de ese polvo y esa paja, y sus personajes, en el fondo unos románticos fracasados que piden ser leídos con el corazón", escribió Juan Marsé.

jueves, 27 de junio de 2013

Jo Nesbo padre de Harry Hole y de la imprescindible 'Petirrojo'

    El excantante de éxito Jo Nesbo colgó la guitarra y cogió la pistola. Pertrechado con el colt parió 'Petirrojo', novela imprescindible para los amantes de la serie negra.

    Y con estos mimbres vio la luz el borrachín de Harry Hole, cínico, de malos modales, duro, cabeza rapada... y tierno para los suyos. Es de los detectives que más borrachos se levantan cada mañana. Aunque lo salva su tremenda capacidad de investigación y ese halo divino que rodea a los perdedores que, al final, no pierden si no que enamoran a los buenos y hacen picadillo a los malos.

     'Némesis', la siguiente obra de Nesbo, no es tan imprescindible, a pesar de que los ingredientes son parecidos. Destaca, además, la riqueza de los personajes secundarios, los policías que trabajan codo con codo con Hole, y la novia del policía.

martes, 25 de junio de 2013

La novela negra que hay que leer antes de muertos y/o asesinados

1- 'Jack al desnudo' de Ian Rankin.

A favor: La última aventura del inspector John Rebus, de Edimburgo, no desmerece al resto de novelas de la saga. Publicada hace unos meses, sigue contando con la inapreciable figura de la sargento Siob Clarke. Políticos y aristócratas corruptos y viciosos son los protagonistas principales. Prostitución, mentiras y cambalaches varios aderezan esta ensalada picante.

2- 'Crónica sentimental en rojo' de Francisco González Ledesma.

"Méndez convirtió aquello en su Scotland Yard particular, en su centro de investigaciones donde, por su puesto no se investigaba nada. Dio unas vueltas por los hoteles (...) y se cercioró de que buena parte de las turistas exhibían sobresalientes identidades pectorales, acreditadas excelencias glúteas". A favor: Es barato porque se puede tomar prestado en cualquier biblioteca que se precie de tal. Además, fue Premio Planeta en 1984. Calidad -y sátira- asegurada con el escéptico y curtido inspector Méndez.

3- 'El poder del perro' de Don Winslow. Imprescindible y durísimo relato de cómo funcionan y asesonan los carteles narcos en México. Se te ponen los pelos de punta. A favor: también es un clásico de las bibliotecas públicas que permiten llevártelo a casa durante mes, lo que duran tus vacaciones (si tienes).

4- 'La virgen de los sicarios' de Fernando Vallejo. Tampoco es una novedad, pero se consigue a muy buen precio en 'Punto de lectura'; libro de bolsillo con decenas de ediciones en la calle. El mundo de los narcotraficantes colombianos reflejado desde el punto de vista de alguien tan especial como Vallejo. "Y claro, nos detuvieron. Más les valía no haber nacido. ¡Tas! ¡Tas! Tres tiros en las puras frentes y tres soldados caídos, tiesos. ¿Cuándo sacó Alexis el revólver? Ni alcancé a ver". Sicarios de 10 ó 12 años.

5- 'No hay bestia tan feroz' de Edward Bunker. Míster Azul de Reservoir Dogs, el exconvicto Edward Bunker, convierte su autobiografía en una novela más que negra, en la línea de las creaciones de Jim Thompson. La moraleja: cuando uno es carne de presidido, será imposible que se rehabilite y se reinserte en la sociedad, porque nada ni nadie se lo permitirán. Excepcional libro con aroma de los clásicos policiacos de los años 50.

6- 'Petirrojo' y 'Némesis' de Jo Nesbo. El excantante de éxito Jo Nesbo echa abajo el tradicional mundo idílico de los escandinavos con certeras andanadas de bazoca en su socialdemócrata línea de flotación. Muestra en ambos libros cotas altísimas de racismo, crímenes, conjuras, vísceras y asesinatos por doquier. A favor: la creación del borracho y genial inspector Harry Hole. Aromas al genial y prematuramente malogrado Stieg Larsson.

7- Trilogía negra de Estocolmo ('Dinero fácil', 'Nunca la jodas' y 'Una vida de lujo') de Jens Lapidus. La cara oculta de una sociedad modélica dominada por arribistas, ladrones sudamericanos, timadores y proxenetas suecos, y mafiosos serbios. Dinero, poder, crímenes, palizas, secuestros, torturas... dominan esta trilogía que al menos hay que leer una vez antes de morir. A favor: los tres libros están en edición de bolsillo. El mejor sitio para comprarlos: Corte Inglés de Castellana o FNAC de Callao.

8- 'Mis rincones oscuros' de James Ellroy. En la línea de Eddi Bunker, suavizada, a pesar de la dureza de lo narrado, el maestro Ellroy se adentra en su vida y la convierte en una historia de terror. Recuerda cuando su madre fue hallada muerta en la calle, teniendo él 10 años, lo que en un futuro sería la base de la genial 'La dalia negra', un terrible asesinato similar al de su progenitora. En esta obra reinvestiga el caso de su madre, mano a mano, con los policías de la época, mientras narra su propia vida de abandono, robos y politoxicomanía.

"Robaba casi todo lo que comía. Mi dieta se componía de filetes y chuletas que mangaba en los supermercados de las cercanías (...) La anfetamina era sexo (...) Me cascaba la polla entre 12 y 18 horas. Daba un gusto..."

9- 'Silencio en la nieve' de Ignacio del Valle. También titulado 'El tiempo de los emperadores extraños' ha recibido, entre otros, el prestigioso Premio Hammett. Mezcla con interés y credibilidad la estancia de la División Azul en el frente ruso con la investigación de varios crímenes de soldados españoles acaecidos en el mismo frente de Leningrado. Dosis de intriga, suspense, terror... en la línea de 'El nombre de la rosa' de Umberto Eco.

lunes, 24 de junio de 2013

Reyes Calderón se sale con 'El expediente Canaima'

    Leer a Reyes Calderón, es leer de corrido, sin parar, con interés y delectación. Parece tan fácil de digerir lo que narra que apenas deja entrever la complicación de toda la labor creativa que subyace tras una historia cargada de asesinatos a cargo de sicarios y donde se mezclan los turbios intereses de las grandes empresas con el respeto al medio ambiente y la opaca política de las altas esferas españolas. 
 
    En dos palabras: Reyes Calderón consigue con 'El expediente Canaima' dar una vuelta de tuerca más a la novela policiaca en España gracias a la creación de un personaje atractivo, casi real, repleto de recursos y respetuoso hasta límites insospechados con la ley: la jueza Lola MacHor, expresidenta del Tribunal Superior de Justicia de Navarra y nueva jueza de la Audiencia Nacional.

    'El expediente Canaima' es un gustazo para el paladar. Es agua fresca para la novela negra. Hay una trama principal que te agarra de las entrañas desde el principio, una subtrama que no se aleja de tremendos personajes como el responsable de la tragedia del 'Madrid Arena' (tan ficticio, pero a la vez tan real) y una crítica más que directa a los trepas de la política patria y a los jueces estrella (al fin y al cabo, víctimas de su propios personajes sociales).

    El homenaje es a los policías de a pie, a los jueces de instrucción y a quienes creen que la ley (pero sobre todo, la justicia) está por encima de cualquier otro interés, díganse miles de millones de proyectos que exfolian la selva, miles de euros en mordidas o cualquier puesto de secretario general ganado a base de genuflexiones variadas y maquinaciones miles. Moral y ética, antes que dinero y sexo.

viernes, 21 de junio de 2013

Chester Himes: 'El absurdo de mi vida'

   
La peculiaridad de Chester Himes es que siendo negro odiaba por igual a sus 'hermanos' y a los blancos. Creador de los crápulas detectives de Harlem Ataúd Ed JohnsonSepulturero Jones, en 1972 escribió un libro, que sin ser de novela negra, es básico. 

    No hay que morir sin leer su Autobiografía en dos tomos: 'La cualidad del sufrimiento' y la genial segunda parte titulada 'El absurdo de mi vida'

    En 1954, tras un periplo por Europa con su mujer, aterrizó en Mallorca, entonces una de las regiones más pobres y atrasadas del país (faltaban pocos años para el boom de suecas y demás). Allí decidió vivir en Valldemossa y lo que vio fue algo parecido a lo que George Sand describió en 'Un invierno en Mallorca' publicado un siglo antes.

    Es decir, una sociedad cerrada, rural y racista. No en vano, Himes sería de los primeros ciudadanos negros en visitar la Isla. Por ello, y tras una trifulca con el propietario de la empresa de transporte entre Palma y Valldemossa -en la época era como ahora viajar de punta a punta de la Península- tuvo que encomendarse al sargento de la Guardia Civil, a quien califica de 'buena persona', pero que le aconseja establecerse en otra zona para evitar problemas.

    Y al final acaba en Pollença, un lugar que le maravilla.

    Sin duda, las peripecias narradas por el escritor en su biografía se asemejan, en clave gore, a las que reflejó Hunter S. Thomson en 'El diario del ron'. Himes, desde luego, y a pesar de su durísimo carácter, vivió la vida sin miedo, pretensiones y con valentía.

jueves, 20 de junio de 2013

Élmer Mendoza: el terror de las decapitaciones en México

    El agente Edgar 'el Zurdo' Mendieta es el protagonista de las durísimas novelas de Élmer Mendoza, centradas en los crímenes bestiales cometidos por cualquiera de los cárteles mexicanos de la droga.

    En 'Balas de plata' (Tusquets) investiga el asesinato de un prestigioso abogado, hijo de un exministro, encontrado sin vida con el cráneo perforado por una bala de plata.

    En un lenguaje coloquial mexicano, a veces difícil de entender, pero repleto de riqueza léxica y giros de un más que florido castellano, Élmer Mendoza traza una historia clásica de novela negra en la línea de Hammet o Chandler.

     El humor es la única manera de lograr que los personajes no pierdan la cabeza en un mundo en el que domina la sentencia básica de la Naturaleza: 'El fuerte siempre machaca al débil' ó 'El pez grande siempre se come al pequeño'.
 

lunes, 17 de junio de 2013

Carlos Salem: humor esperpéntico al servicio del investigador aventurero hermanado con Juan Carlos I

    Camino de ida (2007), Matar y guardar la ropa (2008) y Pero sigo siendo el rey (2009) son las novelas de Carlos Salem que abordé, una tras otra, en un mes de frenética lectura, obteniéndolas de las bibliotecas públicas madrileñas, uno de los servicios que, por suerte, mejor funcionan en la región. 

Son un gustazo porque, a la intriga y conjura que hay que destapar, se añade un humor desbordado, esperpéntico y surrealista que liga muy bien con la masa auténtica de la serie negra más clásica. 

    Es como si un hermano gemelo del 'loco sin nombre y adicto a la Pepsi-Cola' de Eduardo Mendoza se hubiera puesto en marcha, más activo y soez, a la búsqueda de malos malvadísimos, escondidos bajo apariencias extravagantes y lunáticas.

El protagonista -en un caso, un anodino funcionario municipal; en el segundo, un comercial gris émulo del agente 007; y en el otro, un inspector ácido y cascarrabias- no alcanza el límite de alienación del la criatura mendoziana de 'El laberinto de las aceitunas' -son más listos y eficientes-, aunque, en un alarde de funambulismo literario, en 'Pero sigo siendo el Rey', se enreda en la leyenda urbana del motero Rey Juan Carlos I para vivir con el monarca una aventura desternillante, alocada y con mucho jugo.

domingo, 16 de junio de 2013

Toni Hill: descubre al mejor escritor de lo 'negro' de la actualidad


    Llegué a Toni Hill con su primera obra, 'El verano de los juguetes muertos', tomada en préstamo en una biblioteca de barrio de Chamberí de Madrid. Fue un impacto tan brutal que, a las pocas semanas, compré su segundo trabajo 'Los buenos suicidas', igual de impactante.

    Después de leerle, pensé que todo lo que tenía que ver con novela negra o policiaca estaba ya escrito, aunque, en este mundo de tenebrosos sucesos, nada está dicho 'at eternum'. La mente humana, la perversa mente del ser vivo, es tan infinita en recursos, recovecos y elucubraciones que la serie negra siempre estará en perpetua  reinvención, siempre será como una tendencia que nunca pasará de moda.

     Su detective, el inspector de la policía Héctor Salgado es de lo mejor que se ha creado últimamente en este campo, en el que Hill evita los tópicos y hace hincapié en los aspectos más duros y escabrosos del crimen nacional.

    En su segunda obra, 'Los buenos suicidas'el autor se supera a sí mismo con aún más suspense y un mayor dolor espiritual dentro de los personajes, a través de la elaboración de una doble trama muy trabajada, y la consolidación de Héctor Salgado como un número uno en estas lides. Demasiado humano para recoger tanta basura social.

    Ahora solo hace falta que el escritor barcelonés se decida a publicar una tercera novela en la línea de las dos primeras, auténticos best sellers, incluso antes de publicarse.

viernes, 14 de junio de 2013

'Milenio Carvalho', la despedida nostálgica de Manuel Vázquez Montalbán

La última novela de Manuel Vázquez Montalbán sobre el inspector José Carvalho se tituló 'Milenio Carvalho' y es una auténtica despedida, en clave nostálgica, de uno de los investigadores privados con más solera dentro del mundo de la serie negra en nuestro país. Fue publicada en el año 2004, uno después de la muerte súbita del autor en el aeropuerto de Bangkok.

jueves, 13 de junio de 2013

Andreu Martín: el éxtasis de la narrativa negra




    Probablemente haya algunos autores superiores a Andreu Martín (Barcelona, 1949), pero no muchos ni muy numerosos. La magia de este escritor de raza, genial creador de tramas negras y duras, de personajes pendencieros y sin entrañas, radica en su gran capacidad de crear escenarios trágicos, ensangrentados, normalmente habitados por seres de baja estofa.

    La grandeza de Martín es que sabe reinventarse. Lo último es 'Sociedad negra' (RBA, 2013) donde da forma a Liang Huan, un antihéroe que se transforma en héroe, pero que finaliza siendo un paria, como marca su destino, y al inspector Diego Cañas, un kamikaze superado por su familia, por sus jefes corruptos y sus ansias de poder.

    Se trata de un directo en el mentón del lector que conoce la Barcelona de Diseño, pero es incapaz de imaginar que debajo de tanto neón y decorador de interiores, aún sobrevive cierta Barcelona reflejada en la durísima 'Prótesis' (1980)... cruel, drogadicta, narco y entregada a las triadas procedentes de Amsterdam.

    Lo mejor: El mundo sórdido, desestructurado y cruel en el que aún subyace cierto romanticismo, aplastado por el cruel destino de unos perdedores eternos.

    Lo peor: Que Andreu Martín no se abone a finales felices. Pero eso no es malo. ¿O sí?

Julián Sánchez falla en 'La voz de los muertos'


'El anticuario' fue un soplo de aire fresco en el panorama de la novela negra en España. Sin embargo, 'La voz de los muertos' sorprende porque el autor se hace un lío y, partiendo de un argumento original, crea unos personajes poco creíbles y un desenlace inexplicable.

Lo más flojo: los diálogos. Parece que en lugar de hablar una decena de personajes diferentes, la voz sea siempre del mismo. No son creíbles y a veces rayan el infantilismo.

Ian Rankin y John Rebus: el top de la novela negra y policiaca

    Si en la actualidad hay algún genio de la novela negra y policiaca ese es sin duda el escritor escocés Ian Rankin. Su genialidad se ha llevado a crear a uno de los mejor inspectores de nuestros tiempos: el escéptico, alcohólico, violento y tierno John Rebus.

    Cada una de las creaciones de Rankin con Rebus al frente, junto a su compañera Siob Clark, son una auténtica lección de personajes creíbles, repletos de contradicciones y muy humanos, tramas interesantes y atractivas, y diálogos que rozan la perfección.

    Aunque es complicado destacar una de sus obras por encima de las demás, disfruté como nunca leyendo 'Black and Blue', 'Resurección', 'Una cuestión de sangre' y 'Nombrar a los muertos'.
     
    Curiosamente, es coautor de 'Dark entries', un cómic de terror de primera, una historia en la línea de 'Terror en Amytiville' ó 'House'.

    La serie sobre el inspector Malcom Fox, por ahora con un solo título, 'Asuntos internos', es una obra maestra del género.

    Ventaja: Ser un escritor de best sellers es que sus libros se encuentran fácilmente en cualquier biblioteca de ciudad.
     
    En contra: Prácticamente nada.

John Verdon: bienvenido al infierno

    John Verdon es uno de los últimos magos de la serie negra. Toda una auténtica alegría para los lectores de novelas que encabezan las listas de ventas sin perder un ápice de calidad.

    La intriga y los asesinatos truculentos dominan el perfecto arte narrativo de este expublicista de éxito.

    Una perfecta conjunción de tramas oscuras a las que añade un investigador poco al uso. Un expolicía laureadísimo que traumáticamente abandona el cuerpo de la Policía de Nueva York para irse a vivir al campo.

    Se trata de David Gurney, una mezcla entre Clarice Starling y el sargento Bevilacqua en versión estadounidense.

    Lo mejor: Sus dos primeras novelas de la trilogía: Sé lo que estás pensando y No abras los ojos.

    Lo peor: La tercera parte, Deja en paz al diablo, donde la trama, los personajes y el desenlace ya no sorprenden tanto.

Lorenzo Silva: el gusto por la calidad de la trama y la psicología policiaca

    Lorenzo Silva ya era uno de los autores a los que más admiraba antes de engancharme a la saga de novelas policiacas protagonizadas por los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro.
    
    Silva se había encargado de sacudir nuestras conciencias con libros tan imprescindibles como 'La flaqueza del bolchevique', 'La sustancia interior''El ángel oculto' ó 'Carta blanca'.

    Sin embargo, el autor decidió adentrarse en el mundo de los crímenes y las investigaciones con 'El lejano país de los estanques', el debut de estos guardias en una historia que raya la perfección.

    La última obra de esta saga de investigadores de la Benemérita, nada casposos, sin bigote ni tricornio, es 'La marca del meridiano', galardonada con el Premio Planeta 2012.

     En ésta da cuenta el getafense del brutal asesinato de un exbrigada del Cuerpo que llevará al brigada Rubén Bevilacqua y a la sargento Virginia Chamorro a realizar sus pesquisas por la Barcelona de los bajos fondos y de la mafia de la prostitución de la costa del Garraf.

    Lo mejor: La capacidad de Silva para crear personajes de una psicología amplia, complicada y rica. La trama y las decenas de subtramas.

    Lo peor: Nada.

González Ledesma: el artífice del escéptico inspector Méndez

    Francisco González Ledesma es el padre del escéptico inspector Méndez, solitario, a veces cínico, siempre decepcionado, a la vez que esperanzado, por un ser humano capaz de lo peor, pero también de lo mejor, investigador que se confunde entre la peor calaña que puebla el Barri Gòtic y el Barrio Chino de una Barcelona de diseño hacia fuera y de podredumbre hacia dentro.
    
    González Ledesma, padre del siempre genial articulista Enric González, otro sabio de cómo respiran las entrañas del homo sapiens, se destapó a una edad tardía ya que el anterior régimen le prohibió hacer lo que más quería: escribir.
    
    Por eso se tuvo que parapetar tras el seudónimo de Silver Kane con el que consiguió dar luz a más de 300 novelas del oeste que, en plena dictadura, fue la única tabla de salvación de los cuasi analfabetos españoles, junto a los periódicos deportivos.
    
    Al final, con su obra 'Una novela de barrio' mostró su arte a una nueva mayoría de amantes de lo negro tras conseguir el I Premio de Novela Negra de RBA.

    Las excelentes 'Expediente Barcelona'Las calles de nuestros padres ( 1984) y Crónica sentimental en rojo (Premio Planeta, 1984), 'Historia de un Dios en una esquina'... atestiguan la talla policiaca de Méndez y de su creador, un hombre del barrio de Poble Sec.
    
    Con otra novela de este peculiar agente, mitad héroe y mitad paria titulada 'El pecado o algo parecido' se alzó en el año 2002 con el prestigioso Premio Hammet.