viernes, 20 de junio de 2014

'La última tumba', de Alexis Ravelo: entre Pulp Fiction y Prótesis del maestro Andreu Martín

    
    Es como 'Prótesis', una obra maestra de Andreu Martín, actualizada. Muy visual, sangrienta y poco recomendable para los corazones débiles, esta novela, premio Getafe Negro 2013, recuerda por su brutalidad a varias escenas de 'Pulp fiction'.

    No hay concesiones para nadie. Ningún personaje corrupto permanecerá en pie. Sobre ellos caerá la furia más salvaje y concupiscente del perdedor. Una rabia repleta de odio que no dejará nada a su paso. Destrucción frente a autodestrucción. Todo en busca de la verdad. Una verdad que de nada sirve, pero hace justicia.

    Un personaje en apariencia reinsertado busca venganza tras pasar 20 años en la cárcel por un crimen que no cometió. Lo de siempre: el pez grande se come al pequeño. En este caso, los intereses empresariales se ponen al servicio de una mafia de policías y constructores para hundir al pobre yonqui, marica, macarra, malo malote, pero inocente... o eso es lo que las falsas apariencias nos llevan a pensar.


    La ambientación de Las Palmas y Gran Canaria es perfecta. Los personajes del lumpen son más auténticos que los de González Ledesma, una actualización de la peor calaña jamás inventada por Andreu Martín o el genial Juan Madrid.

    Y por encima, y por debajo, y por los lados, una crítica social despiadada. Eso es novela negra al 110%. Ni rehenes ni cuartel. Pura dinamita. Un autor poderoso y desagradable. Mala baba añeja y en barrica.