domingo, 14 de diciembre de 2014

Cinco novelas negras y policiacas 'gran caviar' para regalar

    1- 'Muerto el perro' de Carlos Salem. Carlos Salem es el Eduardo Mendoza del siglo XXI, con permiso del genio creador de 'El laberinto de las aceitunas' y 'Sin noticias del Gurb'. Salem es como Mendoza, pero a lo bestia. El escritor argentino, afincado en España, une un humor corrosivo a situaciones de auténtica y clásica novela negra. Es un genio de la escritura, del entretenimiento y de las historias de policías, mafiosos y asesinatos..




     2- 'El cuaderno de Nicolas Kleen' de Jaume Benavente. Sigue la línea narrativa, pausada, tranquila y casi lenta de Jaume Benavente. Eso es en el inicio de sus libros de novela negra porque, a medida que el lector penetra en su rico e intrincado mundo, la historia empieza a oscurecerse, a trufarse de muertos, de la suciedad de los bajos fondos y de la negritud más absoluta.

 Sus libros van de menos a más. O, mejor dicho, de una parsimonia y paz cuotidiana, casi gris, a una acción frenética, a la investigación de secretos atroces y a los asesinatos más crueles. Los finales de sus obras jamás decepcionan.Sus novelas negras no defraudan y dejan un más que placentero sabor de boca.



    3- 'El gran frío' de Rosa Ribas y Sabine Hofmann. Ana Martí es un enorme hallazgo para la novela negra. La época, 1956, duros años de posguerra, aún en racionamiento, es la perfecta para la narrativa asfixiante y casi perfecta de Rosa Ribas y Sabine Hofmann (autoras de la genial 'Don de lenguas', primera de la serie). Y, en este caso, 'El gran frío', el escenario es terrible: un pueblo perdido en el inmisericorde Maestrazgo turolense.




    4- 'Los hombres mojados no temen a la lluvia' de Juan Madrid. Maestro, maestro y maestro. Chapó, chapó, chapó. Como siempreJuan Madrid es el más negro entre los negros, con el permiso deAndreu Martín y Francisco González Ledesma 

    Hay que quitarse el sombrero, el abrigo, los pantalones... y el resto. 'Los hombres mojados no temen la lluvia' es puro caviar en forma de novela negra. Trama perfecta, historia oscura e intensa, personajes desequilibrantes, espacios acordes con la negritud del alma de Juan Madrid, representado en el libro por su alter ego: Juan Delforo.   


    5- 'Trece horas' de Deon Meyer. Es un gustazo. Es de esos libros que se devoran en días. Que enganchan y no te dejan. Tienes que estar a diario imbuido en su acción: trepidante y sangrienta, acorde a la brutalidad de la vida en Sudáfrica.

    Sorprendido e impactado por'Sombras del pasado' donde aparece por primera vez -en mi vida- el inspector Benny Griessel, exalcohólico, torturado por su vida entre botellas, con unos hijos rebeldes y una mujer infiel. Uno de los antihéroes tan alabados en la novela negra actual y en la clásica..