martes, 13 de enero de 2015

'La llave maestra', de Masako Togawa: esto no es novela negra, esto te duerme

    Bien es verdad que el libro está más que bien escrito. Pero pertenece a una civilización que vive en el campo con los biorritmos de un monje budista. 

    Y la novela negra es acción, suciedad, oscuridad, sangre, vísceras... Por lo tanto, por favor, que 'La llave maestra', de Masako Togawa, no aparezca entre los libros policíacos.

    La edición que tengo en mi poder pertenece a la colección 'Tiempos modernos' de Ediciones B del Grupo Z. Antes estaba dentro de la colección 'Cosecha roja' en claro homenaje a la novela criminal. 
   
    Lo que era absurdo ya que en 70 páginas (la paciencia no me dio para más en esta trama de asuntos intrascendentes) hay un muerto muy raro, un travesti que no lo es, un edificio en el que solo viven mujeres y si eres hombre te cuelgan un cartel de visita, y una obra para desplazar las viviendas 150 metros a la derecha o izquierda. Qué más da.

    Eso sí, las conserjes están cojas o medio locas y una mujer muy mayor come raspas de pescado porque el médico le dijo que eso era bueno para solucionar su rotura de cadera.

    Lo siento, pero no puedo con el ritmo monacal y las historias surrealistas -pero al estilo más aburrido posible- de esta novela. Que, por cierto, sé que tiene muchos y muy fieles seguidores.