jueves, 16 de abril de 2015

'El asesino de la Pedrera', de Aro Sáinz de la Maza: una joya, una obra maestra

 
    Es una novela sin concesiones. Directa al corazón. Dura. Ágil, Dinámica. Con intriga. Con sangre. Con muerte. Y con dolor. 

    'El asesino de la Pedrera', de Aro Sáinz de la Maza, es una joya, una obra maestra con Barcelona, Gaudí, los masones, los Juegos Olímpicos y los sucios políticos de fondo.

    Pero, además, cuenta con otro tesoro: el inspector Milo Malart, uno de los mejores personajes de la novela negra actual en castellano. Su genio, sus locuras, su mente y sus extravagancias llevan el deleite del lector al límite.

    La subinspectora Rebeca Mercader, la jueza Susana Cabot y el sargento Toni Crespo completan el póker de ases de lo negro en esta investigación repleta de sorpresas y vericuetos, potentes y que enganchan totalmente al lector.

    Además, en la historia hay mucha y muy buena crítica: a la falsedad de la política, a la codicia, a la altivez de la clase dominante, a la hipocresía y a lo políticamente correcto.

    Hay mucha mala baba con lo peor de esta sociedad: la mentira y el ansia, el ansia viva que tan bien ha transmitido José Mota. 

    Porque en este libro que se devora sin concesiones ni contemplaciones también hay mucho humor y mala ostia.

    Es uno de los mejores libros que he leído últimamente -el protagonista, desde luego, lo es- junto con las trilogías de Dolores Redondo y César Pérez Gellida.

    A comprarlo y a disfrutar, el tablero de los asesinos en serie de Barcelona está ya montado... junto a la Barceloneta o el Tibidabo, junto al parque temático en que se ha convertido la ciudad desde hace unos diez años. Milo, va por ti!