martes, 16 de junio de 2015

'Un asesino en el rectorado', de José A. Nieto: arrancada poderosa, desarrollo tedioso

    Esta novela sobre quién mató al vicerrector de Relaciones Internacionales tiene un inicio prometedor que se pierde entre divagaciones, soliloquios de los protagonistas y la triste y aburrida vidas en la UMED (Universidad Madrileña de Enseñanza a Distancia).

    Aunque el autor, el profesor universitario José Antonio Nieto Solís asegure en el prólogo que no es una novela negra ni un ensayo podría ser ambas cosas...pero sin alma, fondo, ni sustancia.

    El libro, que es fácil de leer, se pierde entre los circunloquios de los protagonistas, repelentes y pedantes catedráticos, enfangados en el vil mundo de la envidia universitaria y el anquilosado ambiente de la Universidad española.

    La inspectora Marian Labordeta bien podría ser otra de tantas secretarias aburridas que pululan en la narración ya que el personaje principal carece de aristas ni peculiaridades ni interés, como debería poseer un investigador de lo criminal.

    Puse el piloto automático y alcancé 3/4 partes del libro y así podría haber seguido, engullendo palabras tras palabra, y escenas grises, pero dije basta, solo leo para conocer al asesino que, al fin y al cabo, es lo único que mueve la lectura de este enigma demasiado costumbrista y falto de jugo de lo negro.

    PD: Interesante es la crítica despiadada del autor al mundo y costumbres de la Universidad española...da hasta miedo estudiar en ella tras el tremendo repaso de Nieto Solís.