viernes, 17 de julio de 2015

Decepciones de novela negra: 'En el cielo no hay cerveza', 'Perfidia' y 'Busca mi rostro'

    Esta semana lo he intentado con tres títulos de novela negra y policíaca que me parecían interesantes, y me he llevado una gran decepción. Se trata de:


    'En el cielo no hay cerveza', de mi admiradísimo Carlos Salem. Si disfruté con la excelente y genial 'Muerto el perro', me he aburrido y hasta enfadado con su última obra, 'En el cielo no hay cerveza'. Creo que se ha pasado de frenada, ha llevado el surrealismo esperpéntico más allá, en esa zona en la que solo es algo ridículo. Lo he visto exagerado y demasiado histriónico. En definitiva, que me he aburrido y lo he dejado cuando 'Diosito' se libra de ser apaleado en un bar. 



    'Perfidia', de James Ellroy. Es otro de mis escritores más admirados. Ha escrito obras maestras como 'La dalia negra' y 'Mis rincones oscuros'. En 'Perfidia', aunque engancha desde el principio, después pierde el interés: demasiados personajes -mucha veces poco creíbles, de exagerados que se dibujan-, muchos diálogos incomprensibles, y una acción que parece no moverse de la misma baldosa. Me ha cansado. Demasiado barroco.



    'Busca mi rostro', de Ignacio del Valle. Me parece uno de los mejores escritores en castellano de la actualidad. Para mí, 'El tiempo de los emperadores extraños' (rebautizada como 'Silencio en la nieve') y 'Los demonios de Berlín' son obras maestras. Del Valle, sin embargo, me ha decepcionado con 'Busca mi rostro' porque carece de fuerza, no atrapa al lector desde el principio y paredce que nunca va a pasar nada. Mucha narración para tan poca chicha. Además, la historia es como muy artificial, cogida con pinzas y escasamente original. Pasaba página tras página, y el cansancio me podía.