jueves, 1 de octubre de 2015

'El caso Birdman', de Mo Hayder: para un rato, pero sin pasarse

    'El caso Birdman', de Mo Hayder, empieza muy bien, se desarrolla de manera interesante y hacia el final pierde cualquier brillo. Ni la he acabado de leer. Poco sorprendente. Algo soporífera y previsible.

    Conocer casi enseguida quién es el asesino, no ayuda, como tampoco enterarse casi al final del libro que hay un cómplice, del que se desvela su personalidad a las primeras de cambio.

    El inspector Jack Caffery no parece policía, como ninguno de sus compañeros. El más díscolo tampoco llega a serlo mucho. Es como si a los personajes les faltara personalidad y malas pulgas. Que de eso se trata en la novela negra. 

    Además, Caffery está traumatizado por un suceso de su infancia y por eso no puede amar a su novia pijísima de la muerte. Le gusta una exprostituta metida a pintora, pero no se decide. 

    Mientras, la investigación para dar con el asesino de cinco meretrices se desarrolla como quien no quiere la cosa. Un poco al azar, otro poco de suerte y un mucho de improvisación.

    Todo en este libro es demasiado obvio, previsible y artificial. A quien le guste la novela policíaca -más que negra- le entretendrá el libro. Si no, es prescindible.