jueves, 30 de junio de 2016

'El lamento de las sirenas' de Michael Koryta: un clásico moderno sin alcanzar a Chandler o Macdonald

    "-¿Y qué alternativa propones? -preguntó Joe.

    Suspiré.

    -Supongo que haremos lo que una pareja de detectives duros como nosotros nunca debería hacer.

    -¿Y qué es eso?

    -Ir a la biblioteca."  

    'El lamento de las sirenas' de Michael Koryta es una novela negra actual con sabor a los clásicos. Rezuma cierto aroma a Chandler o Macdonald, sin alcanzarlos.

    Las tres primeras partes del libro alcanzan el nivel de Archer o Marlowe, en la piel del expolicía de Cleveland Lincoln Perry, más conocido como LP. El último cuarto del libro, sin embargo, recoge pasajes para olvidar o saltarse.

  "(...) los polis jóvenes quieren ser héroes -dijo Joe.

    -¿Y los polis viejos?

    -Los polis viejos tan solo quieren entender las cosas -dijo-. Quieren saber la verdad y después desparecer de nuevo. Hacer un fundido en negro".

    Eso sí, la trama está muy bien construida por lo que merece leerla, sin llegar, al nivel de la primera novela que escribió Koryta, la genial 'Esta noche digo adiós'.

  "-¿Vas a seguir con el bar? Es el único que queda de los del antiguo barrio.

    -Claro que voy a seguir con él -replicó apoyado en el quicio de la puerta-. Es lo único que queda de lo que era este barrio, una pandilla de checos y polacos que trabajaban mucho y bebían más (...)

    -¿Quiénes son 'Four on the Porch'? -pregunté señalando el cartel.

    -Una banda con una negra preciosa que canta muy bien y cuatro blancos borrachos sin talento aparente -dijo Draper-. Pero son divertidos".

    Corrupción policial y política, mafia, nostalgia de amistad juvenil, traición, sentimiento de culpabilidad, barrios deprimidos... son algunos de los principales ingredientes de este libro escrito con sentimiento y negritud.

    Ciertamente hay capítulos de una intensidad inusitada que se alternan con momentos sin interés totalmente evitables.