miércoles, 19 de octubre de 2016

'El mal camino', de Mikel Santiago: entre Tana French, Stephen King y Hitchcock

            Este es un libro total. Contiene todo lo que requiere una obra inquietante y terrible. El suspense se mantiene durante toda la historia. Y es intenso y poderoso.

    La trama, ambientada en un pueblo bien de la Provenza francesa, mezcla misterio con asesinatos y la posible existencia de una secta dedicada a experimentar con las mentes humanas.

Tensión de taquicardia

    El protagonista, Bert Amandale, es un escritor inglés de éxito, autoexiliado al sur de Francia, un espacio bucólico y tranquilo, junto con su mujer y su hija. En ese ambiente, más propio de una historia romántica que de este libro tétrico y taquicárdico, se le unirá su amigo la súper estrella musical Chuck Basil, quien se verá envuelto en un suceso entre paranormal, paranoico e irreal.

    Ese será el desencadenante de un vendaval que se irá apropiando de la trama convirtiendo el brillantísimo sol de la Provenza en una más que absoluta oscuridad.

    La novela no se puede dejar de leer hasta el final porque no te lo permite. La adrenalina que segrega, junto con el misterio 'in crescendo', hace que la narración sea totalmente adictiva. 

    El ritmo es constante y potente. Las escenas están dotadas de fuerzas. El estilo es impecable, musical y, a la vez, contundente como un martillazo de Thor.

    Enorme libro y enorme historia que juegan con la mente del lector, con sus fantasías, sus realidades y su temor. Espectacular novela. Genial.