jueves, 6 de octubre de 2016

'La última noche en Tremore Beach', de Mikel Santiago: te quita la respiración

       
    Pedazo de novela. Te deja sin respiración. El suspense es tan potente que hasta hace daño. Increíble historia, por intensa y absorbente. Alguien dice que es como una película de Hitchcok y es cierto.

    Hay que leerla sí o sí. Los terribles sucesos que ocurren en un pueblo perdido de la costa del Ulster son originales, poderosos y te descolocan.

    Lo que empieza siendo una historia de lo más normalita, sobre el prestigioso músico Pete Harper, en busca de recuperar su identidad y su inspiración, en un lugar inhóspito y dejado de la mano de Dios, donde solo tiene como vecinos a un matrimonio misterioso y mayor, se acaba transformando, poco a poco, en una asfixiante tragedia trufada de mafia, hechos sobrenaturales y visiones incomprensibles.

    Por otro lado, el final es emocionante, de los que te obligan a derramar una lágrima tras haber asistido a toda una serie de escenas finales repletas de acción, sangre, dolor y pena.

    Muy buena. Imprescindible. Un thriller de altura. Casi una obra maestra que aúna lo mejor del género policíaco -y hasta negro-, un continuo juego con la percepción del lector hasta arrastrarlo a un pozo negro tras haber gozado de la idílica costa de Donegal.

    Superior y muy bien escrita por Mikel Santiago a partir de un pueblo solitario y encantador atrapado por fuerzas oscuras y poderosas. Una gozada, vamos.