martes, 18 de octubre de 2016

'La última salida', de Federico Axat: no me dice nada

        
    Tengo que reconocer que es un libro original, que me enganchó al principio, pero me he visto obligado a dejar por aburrimiento cuando la historia se transforma en un bucle temporal.

    En ciertos momentos la he relacionado con la serie '12 Monos', aunque no le he dejado opción de enseñármelo o desentrañar si la historia de viaje en el tiempo era cierta.


    Pocas páginas después de empezar la segunda parte ha abandonado el libro. Reconozco que el argumento atrapa, pero no a mí, prefiero la novela negra clásica. Esta es más bien un thriller psicológico con muertes y mucho misterio.

    La trama es muy rara. El autor juega con el lector. Y hay que avanzar para admitir este juego. Yo me cansé de tantas vueltas que da la historia que, reconozco, he sido un vaguete a la hora de meterme en la historia, a la hora de conocer por qué se viven dos veces las mismas realidades, aunque con finales distintos.

    Y me alegra leer que todas las reseñas ponen la novela por las nubes. Pero no he sido lo suficientemente paciente para que penetrara en mi cocorota azotada por la astenia otoñal. Otra vez será.