viernes, 18 de noviembre de 2016

'La mano de Dios', de Philip Kerr: completa, potente y genial

    'La mano de Dios', segunda novela de la serie del entrenador Scott Manson, es mejor que la primera de la saga, 'Mercado de invierno'.

    "Tomemos como ejemplo a Iñárritu, nuestro joven centrocampista dotado de un talento excepcional, y que ahora mismo está jugando con México en el grupo A. Según lo que ha estado tuiteando a sus cien mil seguidores, es Dios quien le dice cómo marcar goles, pero, cuando todo falla, compra unas putas caléndulas y unos terrones de azúcar, y enciende una vela delante de una muñequita con forma de esqueleto y un vestido verde. Sí, claro, seguro que eso tiene que funcionar".

    Para los amantes de la novela negra es perfecta. Y si, además, son aficionados al fútbol, es un libro total.

    "Pero no es la verdadera edad de Prometheus, que, como ya he dicho, juega en el AS Monaco, lo que más interesa en estos momentos a los periodistas que están escarbando en Brasil en busca de historias jugosas, sino la hiena de mascota que tenía en casa, en Montecarlo. Según el Daily Mail, el bicho mordió las cañerías del cuarto de baño, lo que hizo que en edificio entero se inundase y causó decenas de miles de libras en daños. Tener una hiena como mascota hace que el Bentley Continental de camuflaje de Mario Balotelli o el acuario de doce metros de altura de Thierry Henry parezcan caprichos sensatos en comparación". 

    Además de la trama, negra y criminal, el libro es inmisericorde con la falsedad y codicia que nueve las principales ligar del mundo. En este caso, el equipo entrenador por Scott Manson es el inexistente London City, que bien podría tratarse del Arsenal, la escuadra de Philip Kerr.

    "Morir en un helicóptero creo que tiene que ser bastante malo, pero si encima caes en un sitio como Bolton, eso ya tiene que ser la putada del siglo".

    Igualmente, la radiografía que el autor realiza de Grecia es demoledora. Aprovecha la eliminatoria entre el Olympiacos y el London City, jugada en Atenas, y clasificatoria para la Champions para arremeter contra los griegos, contra Alemania y contra la escuadra roja, en contraposición al los buenos, en esta ocasión el Panathinaikos. Aunque los verdes, al final, también saldrán escaldados.

    "No le conté adónde tenía pensado ir. Descender al inframundo es algo que es mejor hacer en secreto. Empezaba a pensar que, para resolver un crimen, hay que ser como un colono: primero tienes que plantearte dónde quieres llegar y, después, hacer lo imposible para conseguirlo, aunque todo se ponga en tu contra. Y por el camino dejar gente con la que te tenías que portar como un hijo de la gran puta".

    La novela es completa, potente y genial. Pide que no la dejes hasta devorar la última página. Tiene punch y alma, poderío, brío y ritmo. Es una gozada absoluta. 

    "-Creo que eres una personas muy solitaria. Igual que muchos entrenadores de fútbol. Luchas contra el mundo. Luchas contra el próximo equipo. Luchas contra la multitud. Luchas contra el tipo del banquillo de al lado. Luchas contra tu padre. Luchas contra los periódicos. Luchas contra la policía de aquí. Y, ahora, luchas contra la policía griega. Eres una persona que necesita demostrar algo, Scott. Porque eres un superviviente. Porque eres una personas muy resuelta. Por eso estás haciendo de detective otra vez. Porque no puedes dejar que las cosas siga su curso. Porque quieres tener razón".

    Kerr, también autor de los geniales libros de novela negra protagonizados por el inspector Bernie Gunther, en la Alemania nazi y de posguerra, es un novelista que roza la perfección.

    Leed y disfrutad, malditos.