jueves, 15 de junio de 2017

'La prueba del ácido', de Élmer Mendoza: la bomba, la releche, la ostia...

            "Reparó en que andaba tan atarantado que no traía ni pistola ni esposas y de pronto se sintió
extraño: ¿Quién era él para entrar y escandalizar a los hombres más poderosos del Estado? No soy más que un pinche poli pendejo y ni siquiera estoy seguro de lo que soy realmente; yo, un pobre infeliz, ¿tengo derecho a interrumpir una reunión tan chingona donde todos ríen y disfrutan? Soy un fracasado, un idiota que está robando oxígeno, ¿qué he hecho en mi vida? Nada, chuparme el dedo y ladrarle a la luna. Un cabrón que no vota, que no pide aumento, que no es cribe cartas, que no tiene dirección de internet, que no ha viajado, que no cree en Dios ni en la Iglesia, vamos, ni siquiera en los pinches ovnis que ponen roja la luna. Un cabrón permanentemente abandonado que no fue capaz de identificar a su único hermano en el velorio de su madre, un pendejo que no tiene vieja y que seguramente está perdiendo la capacidad de coger como Dios manda".

    'La prueba del ácido', de Élmer Mendoza, es la bomba, la releche, la ostia... Un indispensable de la novela negra en español, junto a los genios González Ledesma, Andreu Martín, Juan Madrid, Lorenzo Silva, Vázquez Montalbán...

    La saga protagonizada por el detective Edgar 'El Zurdo' Mendieta es puro oro negro. Es una patata en la entrepierna y un ópercut en el pómulo. Las investigaciones de crímenes comunes, mezcladas con el narco, la corrupción política y los bajos fondos de México hacen las delicias del más exigente lector de novela negra.


    Dotada de gran crítica social, 'La prueba del ácido' nos mantiene enganchados a la trama en la que queremos saber quién asesino a una de las preciosidades más grandes de Culiacán, Mayra Cabral de Melo, a la vez que se busca al asesino de un agente del FBI encubierto que actuaba en Sinaloa.

    Sexo y gastronomía son los otros ingredientes de esta pedazo de novela, ricamente pertrechada por el lenguaje coloquial mexicano, una delicia que se comprende gracias al contexto, y dominada por un ritmo infernal, ágil y endemoniado.

    'El Zurdo' es uno de los personajes con mayor carisma de la novela negra y policíaca porque no es un superhéroe, todo lo contrario, incluso es un tipo que de tanto en cuando recibe sus buenas trompadas.

Ni los Rolling Stones

    En su volkswagen Jetta, repleto de temas de los clásicos del rock internacional, y con miedo a morir antes que Mick Jagger, maneja por Cualiacán en búsqueda del sentido de su vida y deteniendo a cabrones malnacidos.

    En definitiva, una gozada absoluta. 

    P.D: Los encuentros que tiene con el boxeador Yoreme (que tumbó a Julio César Chávez) y el gachupín Miguel de Cervantes son antológicos.