martes, 3 de mayo de 2016

'Cómo matar a una ninfa', de Clara Peñalver: buena, pero ñoña

   
    Una novela muy bien escrita, con un punto de vista original y una voz muy auténtica. Entretenida y con carácter... pero ñoña. Porque la protagonista, dentro de su poderío, adolece de cursilería.

    No es que moleste, es que tanta melifluidad pierde la perspectiva de la historia: la caza del Asesino de la Hoguera, a quien Ada, la investigadora bautiza como 'Hogi'. Tanto abuso del diminutivo llega a ser cansino. También se repiten escenas típicas y tópicas que nada aportan a la historia.

    Aunque la trama de misterio está muy bien trazada y desarrollada. El interés, así como la tensión, se mantienen, pese a algunos pasajes que, si no se leen, tampoco pasa nada porque nada aportan.

    Son los que se olvidan de la investigación y se centran en la vida de Ada Levy, la joven reportera motera, además de ayudante del investigador privado -y dueño de una pizzería- Enrico, con un oscuro pasado en la lucha antimafia de Nápoles.

    Vale la pena conocer las andanzas de Ada, pese a la ñoñería que impregna su vida social. (Ada, Cristina y Susana son tres amigas a las que popularmente se conoce como 'El Trío La-la-la' o 'Las Locas'...yuhuuu... apartarse que salimos en trombaaaa... y nos unimos para salir "de caza" por los bares de moda y tal...)