jueves, 14 de febrero de 2019

Las mejores escritoras de novela negra

Las mejores escritoras de novela negra en español.
    
    Las autoras de novela negra están en auge. Desde que en 2013 Dolores Redondo publicara 'El guardián invisible' se ha producido un despegue en el número de obras de calidad (policíacas, thriller,  crimen, noir) producidas por escritoras españolas. 

    La 'Trilogía del Baztán' (novela negra con fantasía, terror y leyendas ambientada en Navarra) de Dolores Redondo es exquisita e imprescindible. Además, de 'El guardián invisible' la integran 'Ofrenda a la tormenta' y 'Legado en los huesos'. Su protagonista, la policía Amaia Salazar es uno de los personajes más conseguidos del género policiaco.


    La otra autora top también procede del norte, más concretamente de Vitoria. Se trata de Eva García Sáenz de Urturi, autora de la denominada Trilogía de la Ciudad Blanca, con las obras, también imprescindibles, 'Los ritos del agua', 'El silencio de la ciudad blanca' y 'Los señores del tiempo'. 

    El protagonista es 'Kraken', un torturado agente que se las verá con sádicos asesinos en serie, que utilizan las tradiciones y la magia para asesinar.

    Junto a estas, destaca en el panorama de creadoras de novela negra de calidad Carme Riera, académica de la lengua, y escritora de literatura de gran nivel. Suyas son las geniales 'Naturaleza casi muerta' y 'Venjaré la teva mort'.

    La precursora en España fue Maria Antònia Oliver, esposa del fallecido Jaume Fuster, autor este último de la genial 'De mica en mica s'omple la pica', y que en 1985 escribió una obra magna en català 'Estudi en lila', protagonizado por la investigadora Lònia Guiu. 

    Una joven mallorquina que trabaja en la seguridad de una gran superficie en Barcelona y cuyo sueño es abrir su propio despacho de detectives

    Ana Martí es otro de mis personajes preferidos. Es periodista en la Barcelona de la posguerra y, aunque la destinan a sociedad, lo que más le gusta es investigar extraños asesinatos para 'El Caso'. Su creadora es la genial Rosa Ribas mano a mano con Sabine Hofmann. Protagoniza las novelas de lectura obligada: 'Don de lenguas', 'El gran frío' y 'Azul marino'.

    Actuales y de calidad más que demostrada son Inés Plana y su bestseller 'Morir no es lo que más duele'; 'El bosque de los inocentes', de Graziella Moreno; y 'Los niños desaparecidos', de Patricia Gibney.

     Enormes libros de la literatura negra son 'Los muertos viajan deprisa' de Nieves Abarca y Vicente Garrido, protagonizada por una mujer de peso, con carisma y valentía, la inspectora Valentina Negro. 

    También destaca una pedazo de escritora, la barcelonesa Susana Hernández  creadora de una pareja de policías similares a 'Starsky y Hutch', versión femenina, llamadas Rebeca Santana y Miriam Vázquez 'La Marquesa'. 'Cuentas pendientes' y 'Contra lascuerdas' son geniales. 


    Porque Susana Hernández es una escritora descarnada, directa y dura. 
    No hace concesiones y eso se agradece en un mundo dominado por los circunloquios y lo políticamente correcto.
    Es una gozada en todos los sentidos. Ha creado una pareja de agentes inolvidable.

    PD: 'Puerto escondido', de María Oruña, es una gozada. Sus dos protagonistas son inolvidables, Oliver, y la teniente Valentina.

    La última en incorporarse a esta lista es Susana Rodríguez Lezaun. Aunque lleva varias obras de auténtico y genuino género negro, la he descubierto en su recién publicado libro 'Una bala con mi nombre', editado por Harper Collins Ibérica.

    Con sabor a clásico y aroma a Chandler y Hammett, ha recibido alabanzas de algunos de los mejores autores de novela negra, como son Domingo Villar, Toni Hill o Rosa Ribas, entre otros.

martes, 12 de febrero de 2019

Las mejores novelas negras y policíacas para el invierno 2018/2019


    'Habana Skyline', de Vladimir Hernández. La segunda entrega de la Trilogía Noir de Cuba es una gozada. Ya fue un descubrimiento la magistral primera parte, 'Habana Réquiem'. En esta ocasión la trama sigue por sus derroteros negrísimos y con personajes siempre al borde del precipicio. Toma fuerza el tremendo teniente de la PNR Eduardo 'Eddy' Serrat, rodeado de sangre, muerte, corrupción, drogas y traición.


    'El sol verde', de Kent Anderson. Ha sido el descubrimiento del año. Es una novela diferente, con una gran carga literaria y una profunda base filosófica. Las andanzas del solitario patrullero Hanson, por las calles de Oakland en 1983, mezclan acción con magia. Este veterano del Vietnam deja los libros para reingresar en el cuerpo con 38 años y se las verá con los capos de la mafia, los negros traficantes y sus propios jefes. Un libro bello, duro y sin concesiones.


    'Ya no quedan junglas adonde regresar', de Carlos Augusto Casas. Aunque no es una novela publicad este año, es para mí, la mejor que he leído en mucho tiempo. Aúna la brutalidad con la que asesinamos aquí -recuerda a los cuadros negros de Goya- con el humor negro de España. Además, la trama es muy original. Como si Justino, Asesino de la Tercera Edad, se reencarnara en una versión patria de Carlito Brigante. Es un libro espectacular, brutal y salvaje. Uno de los imprescindibles, sin duda. Una joya.


    'Los niños desaparecidos', de Patricia Gibney. Un thriller oscuro ambientado en Irlanda, en la que un asesino misterioso está acabando con la vida de adultos que, de niños, fueron acogidos en un tétrico internado. Es una poderosa novela, protagonizada por una detective especial, Lottie Parker, bebedora sin límites y traumatizada por su pasado. Miedo y bajas pasiones dominan este libro repleto de suciedad, sangre y malas personas.


    'El asesinato de Laura Olivo', de Jorge Eduardo Banavides, es otro de los libros del año. Una noticia alegre y una novela inesperada que transcurre entre los barrios de Usera y Lavapiés. Dura y con personajes sin escrúpulos, mantiene un tono de amor romántico entre dos personas procedentes de sendos mundos diferentes. Dentro de su descreimiento y escepticismo, enciende una llama en nombre de la esperanza. El personaje principal, 'Colorado' Larrazábal, exagente en Lima, da para una serie.   

lunes, 11 de febrero de 2019

'Asesinos de series', de Roberto Sánchez: no la he acabado

    'Asesinos de series', de Roberto Sánchez, es una novela que no he acabado porque no me ha enganchado.

    Y no es porque el argumento sea mínimo, que no lo es. Todo lo contrario. Los extraños asesinatos basados en series conocidas, readaptadas por tres frikis para hacer una serie de televisión, atrapan. Al igual que una trama que se va complicando por momentos.

    Pero a mí no me ha convencido. No he disfrutado al leerla y he preferido buscar otra novela negra. Quizás es porque alguno de los personajes es poco creíble o porque los tres amigos frikis, que viven en un piso de Lavapiés, son poco atractivos en su conjunto.

    De todas maneras, es un libro que ha recibido buenas críticas por su originalidad (es cierto) y por su trama (que a mí no me ha acabado de enganchar).

miércoles, 6 de febrero de 2019

'La última mentira', de Mary Kubica: mantiene la tensión hasta el final

    Los libros de Mary Kubica poseen una virtud: mantienen la tensión desde el principio hasta el final. Nada es lo que parece. La narración, normalmente en dos espacios temporales, ayuda a que este puzzle casi perfecto atrape al lector hasta la inesperada conclusión.

    No es el tipo de novela de suspense que más me gusta porque no es literatura negra. Es un thriller psicológico en el que una muerte extraña es analizada desde diferentes puntos de vista, haciendo uso de una intriga muy trabajada y una historia que parece normal, pero es todo lo contrario.

    Es cierto que hay momentos y escenas de gran carga emocional. Pero también los hay evitables. Por ejemplo, me he saltado la paja de lo que considero son demasiadas comidas de cabeza de los personajes cuando narran sus acciones (prefiero los diálogos a la excesiva introspección descriptivo-narrativa).

    En definitiva, una familia en principio perfecta que realmente no lo es. La mentira lo abarca todo cuando se prometieron transparencia.

    Es un muy buen libro para los locos de esta escritora y para los enganchados a los thrillers políciaco psicológicos.

    Nota: notable alto.

sábado, 2 de febrero de 2019

'La isla de las últimas voces', de Mikel Santiago: asfixiante y terrorífica

   
    'La isla de las últimas voces', de Mikel Santiago, no es la mejor novela de este fenómeno (notable alto, las otras tres son de sobresaliente), pero es un muy buen libro. Engancha desde el principio, mantiene un suspense 'in crescendo' y una intriga que jamás se disipa.

    Ambientada en una isla perdida en el norte de Escocia, azotada por una gran tormenta, donde ocurre un extraño accidente, que cambiará para siempre la paz y la tranquilidad de este bucólico espacio.
   
En la línea de terror, ciencia ficción, miedo psicológico y thriller poderoso, la creación del genio de Portugalete se asemeja a los mejores libros de Dean Koontz e incluso tiene algún parecido al rico y tenebroso mundo de Albert Sánchez Piñol.

    La protagonista principal es una española, Carmen, que, por esas cosas de la vida y tras sufrir un terrible trauma vital, acaba trabajando en un hostal de la minúscula isla, ahora en decadencia después del cierre de la plataforma petrolífera.

    El otro personaje principal es un soldado que repentinamente aparece por la isla con una misión suicida.

    Destacan los personajes de los pescadores, la fanática religiosa, el alcalde, al alguacil, la propietaria del hostal, el hippie jubilado... todos ellos dando consistencia a una atmósfera violentísima y asfixiante. Hay escenas sensacionales con gran carga emotiva.

PD: Recomandadísimas las anteriores obras de Santiago, las geniales 'El extraño verano de Tom Harvey', 'El mal camino' y 'La última noche en Tremore Beach'.