lunes, 10 de julio de 2017

'Ícaro', de Deon Meyer: correcta

    Para los amantes del borrachuzo y sensible detective de los Halcones de Ciudad del Cabo, Benny 'Bena' Griessel, esta es una novela entretenida y que se lee con gusto. Para los enamorados de la novela negra exótica, mucho mejor -por oscura y dura- adentrarse en 'Trece horas' o 'Sombras del pasado'.

    'Ícaro' es muy correctita, pero carece de garra. Eso sí, la trama está muy cuidada. Buscamos conocer qué le pasó a Ernst Richter, joven nuevo rico propietario de una 'startup' que facilita coartadas a los maridos y mujeres que le ponen los cuernos a su pareja.

    Al mismo tiempo, Griessel regresa a por los viejos hábitos que convirtieron su vida en un infierno.

    En esta ocasión toma mayor preponderancia la figura del policía malo, el compañero de Bena, el agente mestizo 'bruin' Vaughn Cupido, quien se hace cargo de la investigación, un entramado de empresas de nuevas tecnologías con antiguos viticultores de Stellenbosch.

    Vale la pena, pero si no se lee no pasa nada, ya que se trata de una comedia ligera dentro de la excelente y genial serie de Deon Meyer sobre oscuros crímenes en Sudáfrica. 

    El punto de humor, entre negro, ácido e inglés, que incorpora a la historia es de lo mejor de la novela.