martes, 11 de marzo de 2014

'Niños de tiza', de David Torres: de obligada lectura


    'Niños de tiza', de David Torres, es imprescindible, de obligada lectura. Novela negra diferente, como si la negrísima 'Sesenta kilos' de Ramón Palomar y la película 'Cuenta conmigo' (Stand by me) se dieran la mano.

    Si bien comienza como una nostálgica mirada atrás, a la entrañable -y también brutal- juventud del protagonista, el ex campeón de Europa de boxeo Roberto Esteban -metido a matón- vivida en el obrero barrio de San Blas, a medida que la trama transcurre, la negritud de las palizas, la violencia y las muertes se suceden como un torbellino inabarcable. 

    Aunque hay pasajes que se podrían obviar, por su interminable descripción de espacios sin interés, la novela posee un poder interminable, un alma poderosa y un interés extremo.

    Va de perdedores con alma de Bogart en 'Casablanca', de personajes violentos que caen bien, pero a la vez son seres de carne y hueso, con doloroso pasado, temperamento de forajido y muy mala leche. 


    Inolvidables son el gitano Romero, el policía 'El Chapas', la sirena Gema, la deleznable y asquerosa tía del protagonista, y la preciosa y tentadora Lola

    Conmovedora, potente, impactante, dolorosa, melancólica y genial es 'Niños de tiza' de David Torres, una joya del género negro español.