martes, 20 de enero de 2015

'Los amantes de Hiroshima', de Toni Hill: pierde gas en comparación con 'El verano de los juguetes muertos' y 'Los buenos suicidas'

   
    No es tan buena como las dos anteriores, aunque se disfruta. Parece que las andanzas del inspector porteño de los mossos de esquadra Héctor Salgado han perdido fuelle. 

    Pero es que era muy complicado que Toni Hill alcanzara el excelso nivel, asfixiante e impactante, de 'El verano de los juguetes muertos' y 'Los buenos suicidas'.

    Las subtramas continúan en buena forma y los personajes secundarios no dejan de sorprender, aunque hay ciertos pasajes descriptivos que sobran, que no aportan nada a la narración y solo la ralentizan.

    Eso sí, la tensión por llegar a la resolución del enigma (¿quién asesinó salvajemente siete años atrás a los amantes?) se mantiene durante toda la novela. Y el resultado es más que inesperado.

    Definitivamente, un muy buen sabor de boca y unos nervios a flor de piel, de los sanos, de los que nos hacen saber que estamos vivos. Genial Toni Hill.