sábado, 4 de octubre de 2014

'Consummatum est', de César Pérez Gellida: la menos absorbente de la mejor trilogía española de novela negra

    'Consummatum est' cierra la tremenda trilogía de novela negra española escrita por César Pérez Gellida. Un monumento a la literatura de acción, vísceras, música, poesía y crímenes en serie. El inicio es brutal, como en el resto de la saga.

    Y el cierre, siendo inesperado, alcanza el nivel de perspectivas deseadas en 'Memento mori'. Sin embargo, la tercera pieza del puzzle de policías, asesinos y criminales contra la humanidad, que se persiguen por toda Europa, no alcanza la magnificencia de las dos primeras partes de la saga, de este el 'Millennium' hispano.

    Ólafur Ofalsson, el comisario islandés, con un oscuro pasado policial en los años de plomo de Irlanda del Norte, es una de las alegrías de este libro. Genio y figura, junto al seco y cabezón inspector castellano Ramiro Sancho.

    Vale la pena leer el final de la historia de asesinatos en serie iniciada -y concluida- en Valladolid y desarrollada a través de Praga, Belgrado, Islandia, Londres, San Petersburgo, Alemania, Holanda, Eslovenia, País Vasco...

    La tensión es permanente, el desenlace no se adivina en ningún momento, los personajes son espectaculares (con una carga psicológica similar a los de Patricia Highsmith) y los crímenes del narcisista asesino en serie, un ejemplo de los más salvajes de la historia.

    En definitiva, una gozada absoluta. Un orgasmo novelístico. Un puntazo cultural. Un placer infinito. Gracias, César.