martes, 27 de septiembre de 2016

Decepciones de novela negra: Libros que no recomendaría jamás (I)

     1- 'El anticuario' fue un soplo de aire fresco en el panorama de la novela negra en España. Sin embargo, 'La voz de los muertos' sorprende porque el autor se hace un lío y, partiendo de un argumento original, crea unos personajes poco creíbles y un desenlace inexplicable.

    Lo más flojo: los diálogos. Parece que en lugar de hablar una decena de personajes diferentes, la voz sea siempre del mismo. No son creíbles y a veces rayan el infantilismo.

     2-    La apuesta de Marta Sanz en 'Black, black, black' más que por una novela de detectives a la vieja usanza es por una obra de metaliteratura, con capítulos desconectados de la trama, una especie de 'Tiempo de silencio' en versión policiaca, una 'Rayuela' adaptada a lo ibérico.

    No deja de tener interés el planteamiento con la investigación del asesinato de una mujer por parte de su marido, un auténtico troglodita procedente del Norte de África, ordenado al detective Arturo Zarco, que es gay, pero antes estuvo casado con Paula, a quien ahora es su masoquista confidente... que al final entra en la investigación mientras Zarzo persigue al vecino de la víctima, Olmo, un menor amante de las mariposas, bajo la atenta mirada de su madre, Luz, más loca-cuerda que un cencerro... Buffff, qué cansancio!

    3- 'Tienes que contarlo', del experto en medios de comunicación y exconsejero delegado de Grupo Z y Antena 3José Sanclemente, deja un sabor de boca agridulce porque pudiendo ser una obra de primera se embarulla en su parte final y pierde fuerza, tanto de verosimilitud como de ritmo.

    Planteada como una crítica a los medios de comunicación, con asesinatos de por medio, infidelidades, agencias de publicidad, altos ejecutivos, bases de datos conseguidos tras espiar en las redes sociales, crímenes para ocultar la verdad, manipulaciones desde los mass media, la CIA... ensalza al movimiento 15M que lucha contra la corrupción y a los periodistas puros de raza que siempre pelean por publicar la verdad.

    Lo peor: los diálogos del final de la obra que casi rozan el infantilismo -la aparición de la ex novia de la CIA que quiere vengar la muerte de la estrella de la sección de economía- como la escena del descubrimiento del asesino, previsible y solventada como un típico y tópico telefilme de sábado por la tarde.


    4- 'Las hijas del frío' de Camilla Läckberg no se termina nunca. Aunque tiene su interés (por saber quién es el asesino), carece del alma de la verdadera novela negra.

    Recibió el premio al mejor libro de Suecia, es decir, debe de ser una buena obra literaria. Pero carece de fuerza y espíritu. No es una historia negra que haga temblar los cimientos de la consciencia. Es un libro más bien policíaco, de investigadores y enigma.

    Si no se lee, no pasa nada.  
    
5- Muy bien planteada, perfecto inicio, trama trabajada, genialmente escrita... pero cuando se descubre quién es el asesino, se pierde el interés por una obra más policiaca que negra.

    Por eso, el primer tercio de 'Río de tinieblas' de Rennie Airth se disfruta al máximo, se goza y se sufre. A partir del momento en que se destapa la personalidad del asesino, se convierte en una novela de aventuras de policías y ladrones.

    Fallida novela de inicio brillante.