viernes, 22 de septiembre de 2017

'El carmín y la sangre', de Montero Glez: alocada, entretenida, diferente

       
    "Todo hombre tiene un demonio personal esperándole en alguna parte y el comandante Fleming encontraría el suyo durante la guerra".    

    Es una novela diferente. Como una comedia ligera, cargada de drama y de situaciones surrealistas. Con un final muy en la línea de 'El perfume', un desarrollo que nos remite a Valle-Inclán y un inicio de James Bond 007.

    "-Ningún sentimentalismo turbará la pureza de mi vicio. Tu amigo, ese que te paga la habitación, puede estar seguro de que no voy  a intervenir en lazos de pareja. Solo intervengo donde él no puede llegar. En el fondo, la guerra hace extraños enemigos de cama".


    No en vano, el protagonista es un espía inglés en Gibraltar en 1941. Se trata del comandante Ian Fleming el creador del agente secreto al servicio de su majestad más importante de todos los tiempos.

    "-La suiza deseaba un creampie -aseguró el comandante Fleming- y mira. Eso es lo que tiene el deseo, que no siempre puede desembocar en placer.

      -Usted sabrá si ella ha gozado -apuntó el mayor Donovan tan cortante como satisfecho.


       Entonces el comandante Fleming le miró muy fijo y aseguró:


       -Las mujeres por moral no se entregan todo lo que desean. Al contrario de los hombres, que si no se entregan es por inseguridad". 


    Su objetivo es acabar con los espías alemanes que pasan información al Eje para acabar con los barcos mercantes ingleses y así asfixiar a la Pérfida Albión.

    "-La guerra transforma hasta el extremo el alma de los hombres.

      -Y de las mujeres -afirmó ella.


      -No, las mujeres no tienen alma, aunque James Joyce y las novelas se empeñen en lo contrario -aseguró el comandante Fleming, fatalmente". 

    Entre Gibraltar, La Línea y la venta de Juan Vargas, el flemático, aventurero y jugador Fleming se las verá con personajes dignos de los esperpentos y la picaresca más española. 

Gestapo, marineros nazis y bulerías

    "Adolf Claus, sin perder la seriedad, aseguró:

      -España es un pueblo que se entrega a la muerte y a los uniformes como si existiese vida más allá de la muerte y de los uniformes. Sus mujeres son muy pasionales, ya lo verá".


    El teniente coronel abusón de la Guardia Civil Ignacio Molina, la bailaora poco fiable Juana 'La Petenera' (con este nombre bautizará el famoso cóctel mezclado y no agitado al que está abonado James Bond), el Académico limpiabotas con gafas de culo de vaso, el sarasa guitarrista Tachuela, el duro mayor americano Wild Bill y el viejuno y senil gobernador Jock.

martes, 12 de septiembre de 2017

'Miserere', de Manuel Sosa: la alta literatura aplicada a una novela negra, negrísima

    "-Disculpe, Juan -aún de pie, cruza ambas piernas-, pero los sentimientos son complicados. Las personas lo somos también.

       -Ciertamente -aparta la biblia cerrada-, pero son sencillos nuestros valores".

    Esta novela, entre negra, negrísima, policíaca y thriller, es diferente. Por su elevada carga literaria. Es intensa. Con una prosa profunda y trabajada. Habla, de otra manera, alejada de los estereotipos, de los bajos fondos, de las miserias humanas, del dolor y de la codicia.

    "La mujer es un constructo para el placer y la compañía. Toda ella néctar para quedar satisfecho. Son receptáculos de los que beber o libar. Preciosos receptáculos. Si te muestras fuerte y eres estricto, acaban por dejar que sorbas ese néctar".

    Los personajes están destrozados y destruyen todo lo que les roza. Y cuando no lo están, maquinan para dañar a los demás, con la única excusa de la búsqueda del poder.

    El juez de guardia Horacio Misericordia es un ser humano alcohólico y destrozado. Procedente de un medio rural de la Castilla más profunda, sufrió de pequeño en casa a un padre borracho y pendenciero, y ahora debe lidiar con su peor enemigo: él mismo. 

    "Con la velocidad solo permanecen la viveza y la hombría porque conducir me desprende del orgullo y el deseo".


    En la búsqueda de su hija, abandonada y perdida, se dejará media vida, mientras un grupo de agentes vendidos intenta quitarlo de en medio y un político aún más corrupto lo quiere inhabilitar.

    "Él, un estudiante de Filosofía perdido en Madrid con una beca Erasmus, hablaba el español de los bares y el francés de Sastre, el castellano de las litronas y el galo de Stéphane Hessel, las palabras de José Luis Sampedro y las blasfemias de las banlieues. 

    Un enamorado de Marx, la conversación callejera, las asambleas y el hachís que veía en Lucía un objeto de cariño y compasión, una Sócrates callada con quien entablar diálogos y arengas reivindicativas sin contestación".


    Porque hay lazos que unen a los tres. Juez, político (Juan Albay de la Rocha) e hija, Lucía. Unas relaciones rocambolescas y rodeadas de podredumbre. 

Infierno sobre la tierra

    El libro no es de lectura fácil por una manera de narrar muy inteligente, que quiere que el lector ponga de su parte; una prosa de elevada carga literaria. Como un poema oscuro y denso sobre los peores instintos de la humanidad. Un libro muy intenso. Excesivamente intenso.

    "Si algo somos es nuestra infancia. A veces enumero los errores heredados de ella. Otras veces los daños. Las injurias. La niñez debería ser terreno para la nostalgia o la felicidad, tal y como cuentan el cine y las novelas".

   Llega a lo más hondo del alma y no deja indiferente. Los perdedores y antihéroes casi dan lástima si no fuera por la maldad y egoísmo que destilan.

lunes, 4 de septiembre de 2017

'La chica de la niebla', de Donato Carrisi: adictiva y misteriosa

        "- Os dije que el mal es el motor de cualquier narración: los héroes y las víctimas solo son un instrumento, porque a los lectores no les interesa la vida cotidiana, ya tienen la suya. Quieren conflictos, solo así consiguen distraerse de su propia mediocridad. -Miró intencionadamente al agente especial-. recordad: el malo es quien hace que la mediocridad sea más aceptable, él es quien 'hace' la historia".
    
    'La chica en la niebla' tiene la virtud de que mantiene un intenso misterio, aderezado con un toque de maldad, desde la primera hasta la última página. 

    "En cambio, se había callado. Porque eso es lo que hacen los pecadores: se callan y, al callarse, mienten".

    Es un thriller con un ambiente oscuro y denso, en el que la maldad más absoluta invade un tranquilo y pacífico pueblo italiano, en su frontera con Austria. Te atrapa desde el principio y crea adicción.

    "Desprenderse del pasado solo era una manera de no tener que admitir los propios fracasos".

    Y lo peor de todo es que esa maldad es la más terrible, la que surge de la gente normal, de lo pacífico, pero absolutamente corrompido.

    Igualmente, la novela, una delicia por su final más que inesperado, es una dura crítica al mundo de los medios de comunicación, en los que priman los cabezas de turco, el espectáculo, antes que descubrir a los verdaderos los culpables. El circo de las televisiones en las noticias de sucesos recibe un palo más que merecido.

    "- A propósito de proverbios -afirmó, tranquilo-, en una ocasión alguien dijo que el pecado más estúpido del diablo es la vanidad. -Después abandonó el local haciendo sonar el avisador de la puerta". 

    En cuanto a los personajes, terrible es el agente especial Vogel, un tipo sin escrúpulos ni ética ni moral, más interesado en manipular y aparecer en la tele, que en descubrir la verdad que se esconde tras la desaparición de una inocente niña.

Ya firmó la colosal 'El cazador de la oscuridad'

    El inicio, con la aparición del agente, en medio de un accidente, en dudosas circunstancias, dos meses después de la desaparición de Anna Lou Kastner, es potente por lo que conlleva, entre mágico, maligno e inexplicable.

    Se disfruta. Es pata negra. Carrisi es un genio del suspense. Un estudioso en profundidad de la dual alma humana, sumida siempre en una lucha entre el bien y el mal, entre los más oscuros deseos y punciones que se esconden tras nuestra fachada más tranquila y amable.

jueves, 31 de agosto de 2017

'El aviso', de Paul : no acaba de arrancar

    Por un euro lo compré en una librería con muy buenas ofertas literarias, junto a la Glorieta de Bilbao. Mientras que 'Cuarenta maneras de decir dolor', de Gilles Blunt, es un muy buen libro (también por un euro); 'El aviso', de Paul Pen, me dejó que ni fu ni fa, ni chicha ni limoná. 
    
    Y eso que al principio prometía. Sin embargo, se alarga demasiado en las descripciones y no acaba de poner en marcha la historia. Que es entre rara (en su peor sentido) y lenta.

    Se nota que es un buen narrador, pero fue incapaz de atraer mi atención más allá de la página 50. 

    Los personajes también son extraños, poco creíbles y acebollados. 

    A mí, no me ha atrapado más que al inicio. Después, el misterio se ha esfumado para convertirse en aburrimiento.

    En otra ocasión será. 

    PD: 'El brillo de las luciérnagas', otra de sus obras, está recogiendo muy buenas críticas.

miércoles, 30 de agosto de 2017

La mejor novela negra para el verano 2017

    'El salto del caballo', de Ricardo Alía. La investigación de una especie de Harry Callahan autóctono, domiciliado en Donostia y dueño de un Mustang GT Cobra Jet, de 1968, blanco con rayas negras incautado a un capo ruso, sobre un cruento asesino en serie, es la excusa perfecta para desarrollar esta tercera parte de la tremenda saga 'Trilogía del Zodiaco'. La protagoniza el inspector de la Ertzaintza (ex policía nacional) Max Medina, junto a su compañera la inestable agente Erika López. Mucha suciedad y conjuras peligrosas. Su puntito de humor también se agradece. Se goza. PD: Más que recomendables las otras dos piezas de esta bestial trilogía: 'El vuelo de la serpiente' y 'El signo del dragón'.



      'Besar al detective', de Élmer Mendoza. Es imprescindible para los amantes de la novela negra. Un puntazo. Crudo y real. El inspector Edgar 'El Zurdo' Mendieta de la Policía Ministerial de Culiacán, capital de Sinaloa, es una auténtica delicia. La imagen brutal y salvaje del México actual domina en esta obra maestra del género. El lenguaje es exuberante y la historia poderosa. Como lo son todas las protagonizadas por 'El Zurdo', medio héroe, medio hombre de a pie y medio demonio. El narco, el tráfico de armas, el FBI y un asesino en serie se mezclan en esta delicia de la negra, negrísima, con alto contenido de crítica social.



    'Soy Pilgrim', de Terry Hayes. Es otro de los títulos irrenunciables para los enamorados del género que mezcla novela negra y policíaca, historias de espías a lo James Bond, misterio, aventuras y thriller. Pese a su enormidad (864 páginas) se lee en un periquete. También posee cierto aroma a 'El silencio de los corderos'. Desde luego, es una obra total, protagonizada por un secretísimo, sencillo y letal agente especial, tan secreto que solo dos personas saben de su existencia. Nazis, asesinos en serie y millonarios sin escrúpulos se dan la mano desde EE.UU. hasta Rusia, pasando por Turquía, Londres y Berlín. Es realmente necesario leerla y disfrutarla. Cada giro es más interesante que el anterior.  


    'El cuervo a través del cristal', de Carlos Meneses Nebot. Es una obra diferente. No es negra negrísima, pero al mismo tiempo es negra negrísima. Las extrañas muertes salvajes de jóvenes homosexuales, relacionados con el mundo de la noche y las drogas, da pie a la investigación por parte de uno de los policías más desquiciados de la historia: prototipo de mala persona y mala bestia. Eso sí, tiene su porqué, por que si no, sería para llevarlo directamente al paredón. Víctor Aguirre, además, reúne parte de Lew Archer y Philip Marlowe. El humor negro y bestia es otro de los sellos de la casa. Impactante y sucia, como una patada de Roberto Carlos en la entrepierna. 



    'La cajita de rapé', de Javier Alonso García-Pozuelo. Una especie de Sherlock Holmes hispano, más concretamente, castizo, bigotudo y que atiende al nombre de comisario de La Latina, José María Benítez, debe investigar la extraña muerte de una doncella -y la desaparición de su amiga- en el Madrid de 1861, donde las puñaladas traperas entre liberales y conservadores apenas permiten fenecer en paz a un Imperio herido de muerte. Es una historia con una trama muy trabajada y perfectamente narrada, sobre un policía íntegro, que no se deja comprar pese a las cuantiosas ofertas y con un pasado oscuro. Ser leal, servicial y recto en esa época era casi imposible, pero a Benítez no le temblará el pulso caiga quien caiga. Genial libro.



    Es muy buena. Diferente. Te hace pensar. Es épica. E inesperada. Recorre tres generaciones de la familia Burroughs, auténticos dueños de un condado, en las montañas al norte de Georgia. A cada cual más inhumano y bestia. Asesinos, pendencieros y sin alma. Deberán pagar -o no- sus múltiples pecados. Imprescindible. Con sabor a los clásicos negros, negrísimos. Una actualización de Hammett y Chandler. Drogas, prostitución, violencia, venganza, acción e investigaciones federales.

domingo, 27 de agosto de 2017

'El libro de los espejos', de E. O. Chirovici: poderoso e inquietante thriller

    Poderoso thriller. 'El libro de los espejos' se lee del tirón. Porque queremos saber cuál de las tres versiones de un terrible asesinato es la verdadera. 

    Nada es lo que parece en este libro que mantiene una intensa tensión desde su primera página. Desde que el agente literario Peter Katz recibe un inquietante manuscrito sobre un crimen ocurrido 30 años atrás. 

    A partir de ahí empezará una investigación que en un principio llevará a cabo él mismo y que después encargará a un periodista y, finalmente, a un exagente para conocer la verdad del cruel y brutal asesinato ocurrido en diciembre de 1987.

    La clave del éxito de la novela es la pesada oscuridad que la envuelve desde sus primeras páginas. No sabemos a qué nos enfrentamos. Si a un grupo de malvados, a una bruja despiadada, a unos mentirosos compulsivos, a unos asesinos en serie...

    Este juego de espejos envuelve a los protagonistas, provocando que crean lo que no es, que den como verdadero lo falso, y que actúen cegados por sus impulsos más primarios. Un ambiente muy a lo 'Rebeca' o 'Recuerda'.

    Al final la verdad saldrá  la luz, pero de manera etérea, envuelta en un halo de misticismo, como cubierta con un velo de tejidos vaporosos. 

    Paralelamente, las vidas personales de los protagonistas de este potente thriller, muy bien escrito, sufrirán como si una maldición se hubiera ocupado de las tristes y/o exitosas vidas del agente de publicidad Richard Flynn, el psicológo excéntrico y famoso Joseph Wieder y la bella e inteligentísima Laura Baines.

    Para disfrutar de literatura de alto copete envuelta en un oscuro y poderoso misterio. Muy buena.

miércoles, 23 de agosto de 2017

'La estrategia del pequinés': una obra maestra de Alexis Ravelo

    
    "Del Rubio se decía que había sido mercenario, que había andado por Gibraltar, que había trabajado como guardaespaldas de narcos y pertenecido a bandas de atracadores. También se decía que era el hombre a quien había que acudir si se necesitaba una papela o una piedra de hachís o sexo por encargo. Todo rumores. Nada confirmado. Lo que el Palmera sabía era que el Rubio hablaba poco, sonreía mucho y se podía confiar en él.

    Así era el Rubio: frío, eficaz, pragmático y duro como el corazón de banquero".

    Este libro es dinamita pura. Merecidísimo Premio Hammett 2014. Una oda a la novela negra más triste, cruel y desencarnada. Una novela sobre perdedores que creen en la victoria, mafia apoyada por policías corruptos y una Gran Canaria asolada por la pobreza y el 'no hay futuro'.

    "-Tengo mucho camino andado, Tito. He comido mucha mierda y he hecho cosas que avergonzarían a un verdugo. Y sé que nos hemos conocido en un estercolero, en un puto vertedero de basuras. Pero hoy me has hecho sentir que puedo pasar entre la basura sin mancharme. No sé si serás así siempre, pero, por lo menos hoy, me has hecho sentir así. Y no quiero irme a mi casa".

      Esta es una historia que llega al alma y la golpea. Un libro que quema y se cuela bajo la piel. Tito, Cora y El Rubio forman parte de una banda de criminales con escrúpulos y ética, esa que diferencia al cruel asesino del perdedor que da dentelladas desesperadas por una vida mejor.

    Hay párrafos que por su intensidad de lumpen urbano me recuerdan pasajes del genial Francisco Casavella, en otros se adivinan esa otra obra maestra de Alexis Ravelo: 'La última tumba'. Es como un Andreu Martín de los años 80 actualizado. O como las narraciones poderosísimas de Carlos Zanón.

    La historia se devora fácilmente. Los golpes de efecto son brutales. Hay sangre a borbotones en medio del amor más profundo y de las lealtades más inquebrantables. Nos preguntamos si finalmente un tipo que nace marcado con el fracaso podrá darle la vuelta a la tortilla para convertirse en un ganador... y si los poderosos les dejarán vivir en libertad.

    Indispensable historia sobre bandas que traicionan a sus jefes, amigos que traicionan a los suyos y narcos implacables en acción. Profundo libro cargado de poder, escenas intensas y moraleja... o no. Viva la vida y vida la muerte... pero los principios ante todo, aunque sea entre ladrones.

viernes, 18 de agosto de 2017

'Muñecas rotas': un poco rollo

    Este libro se lee con facilidad. Hasta el genial Stephen Fry lo alaba. Pero es un poco rollo. Podría entretener y lo que hace es aburrir. Es prescindible.

    Lo único que aporta de nuevo es que el protagonista, un cazador de asesinos en serie, asociado al FBI, es hijo de un tipo al que ajusticiaron con la inyección letal tras matar a doce mujeres. El padre, un modelo para la sociedad, su familia, su trabajo y su barrio, asesinó a una docena de jóvenes en 13 años.

    Ahora, el sabueso de los asesinos en serie está en Londres a la búsqueda de un criminal que no mata a mujeres, las tortura y después practica una lobotomía convirtiéndolas en muertas en vida.

    La acción sucede en capítulos contrapuestos. En uno se habla de la labor policial, con alguna que otra frase destacable, y en el otro, de la actuación de enigmático criminal que ya va por su quinta víctima.

    La obra es fácil de leer y puede hasta entretener, pero es prescindible. Es decir, por delante hay cientos de libros que merecen más la atención. Se trata de un segunda fila para noches de insomnio.

miércoles, 2 de agosto de 2017

'El Ángel', de Sandrone Dazieri: potentísima

    'El Ángel', de Sandrone Dazieri, es una pedazo de novela negra. En la línea de esa obra maestra titulada 'No está solo'. En esta ocasión, en la segunda aventura del friki y genio Dante Torre, y de la policía 'al borde de un ataque de nervios' Colomba Caselli, la investigación se centra en la caza de una brutal asesina en serie, un máquina de matar aquejada por una extraña y terrible enfermedad.

    El libro se lee de cabo a rabo sin parar. Engancha. La mezcla de misterio, terror, crímenes, thriller y novela policíaca hace las delicias de los amantes del este tipo de literatura.

    Nunca se sabe hacia dónde irá la trama. El argumento está muy trabajado y los golpes de efecto son más que efectivos. La acción es muy determinante. Los peones se mueven en el tablero de la historia con inteligencia, interés y poderío. 

    El escritor es creativo y majestuoso en la construcción de la novela. Los personajes son atractivos, sobre todo Los Tres Amigos. Detrás, un experimento ruso finalizado en catástrofe en 1986 que deja escapar de la oscura 'Caja' a terribles asesinos.

Duros y sin concesiones

    Una carrera por la venganza dominará esta 'road movie' a través de la URSS, Italia y Alemania. La pareja de investigadores deberá hacer frente, con la oposición de la cúpula policial, a un asesinato en masa ocurrido en el interior de un tren llegado a la estación Termini de Roma. Ahí empieza el misterio. Nada es lo que parece. Y las cosas, poco a poco, se van enredando hasta el inesperado final. 

    Así, habrá una tercera parte de la saga de Torre y Caselli: una policía dura y traumatizada y un joven agobiado por el secuestro de 13 años, atiborrado de antidepresivos, alcohol y ansiolíticos, pero con un sexto sentido a la hora de destapar mentiras y solucionar las más enrevesadas historias delictivas.

jueves, 20 de julio de 2017

'No está solo', de Sandrone Dazieri: terriblemente bueno

    'No está solo' es buena, muy buena. Un poderoso e intenso thriller que no se puede dejar hasta el final. Porque las incógnitas que esconde nos atrapan y no nos permiten dejar la historia hasta su potente final.

    Es uno de los mejores libros que he leído últimamente. Más que novela negra es un thriller policíaco de gran calado, con asesinatos extraños, desapariciones inexplicables y conspiraciones secretas iniciadas en los años 80.

    Los protagonistas principales son más que atractivos: una agente de policía de Roma, Colomba Caselli, especializada en investigación criminal, de baja por un suceso terrorífico ocurrido en París; y un joven, Dante Torre, con capacidades superiores para la investigación, trastornado y aquejado por las secuelas de un secuestro que duró 11 años.

    Van tras los pasos de 'El Padre' un elemento inexplicable que podría ser el causante de numerosos actos luctuosos del presente. 

    Acción, investigación en los bajos fondos, tráfico de material pederasta, posibles policías corruptos, experimentación médico-militar... y otros elementos oscuros hacen que este libro sea imprescindible. Nunca defrauda. 

    Y todos los giros que adopta la trama son inesperados y cada vez con una mayor dosis de misterio. No sabemos a dónde nos llevará la historia, surtida de escenas y escenarios más que interesantes, incluso adictivos. 

    Pedazo de libro que hay que leer sí o sí. Obra maestra de Sandrone Dazieri.