lunes, 12 de noviembre de 2018

'Yo, detective', de Rafael Guerrero: entretenido y profundo

     "Y según estudios científicos rigurosos cada uno de nosotros miente una media de siete veces al día, principalmente a sí mismo. Es la mentira, por tanto, un componente endógeno de nuestro comportamiento, si no el principal bastón para sobrevivir".
    
    'Yo, detective', de Rafael Guerrero es un libro entretenido y profundo. Narra las vicisitudes de su 'alter ego' por India y Madrid en dos casos que lleva al unísono: una mujer con dinero amenazada de muerte por su marido y la desaparición de un joven de Salamanca en Nueva Delhi donde debía casarse con su novia india.

    "-No debe ser muy complicado deshacerse de un fiambre en un país con una tasa de mortalidad del 7,3 por mil. -Guerrero había estudiado a conciencia los datos que Ramiro le facilitó.

       -Ni siquiera es complicado deshacerse de un vivo en un país con más de mil trescientos millones de almas.

       -¿Por qué sois tantos, Ajit?

       -Por el jengibre, es un afrodisiaco y fertilizante potentísimo.

       -Os quedáis preñados con un simple parpadeo.

       -A veces ni siquiera es necesario eso, nos autopreñamos

       -Me asustas.

       -Advertido quedas, Rafa."

    Lo que más me ha gustado han sido los capítulos finales. Divertidos, cargados de filosofía vital, cinismo, excepticismo y humor. Hay algo de Mendoza y Salem en el tramo final.

    "Los viajeros presentaban una aspecto deplorable: sin afeitar, con ojeras, bolsas bajo los párpados e irritación ocular tras muchas horas con la mirada fija en la carretera, conduciendo sin descanso (...)

      -Necesito una ducha, un paracetamol y jubilarme. No en ese orden obligatoriamente -Rafael Guerrero no tiraba la toalla porque carecía de ella, aunque gas las tenía todas".

    Lo que menos me ha gustado ha sido el exceso de rudeza o frases de estar de vuelta de todo que aparecen en la primera mitad de la obra, como si Guerrero fuera Jason Statham (y me mola mucho este ahostiador profesional); y demasiada narrativa introspectiva de la mujer acosada.

    "El ser humano, en su evolucionada complejidad, conserva un puñado de hábitos que lo reconfortan sobremanera: dormir, comer, fornicar, bañarse, sonreír, evacuar, tocar, romper cosas y criticar a sus semejantes. Con tan solo uno de ellos cualquier individuo está en disposición de alcanzar un grado de felicidad aceptable, sobre todo si se lo han negado repetidamente o se ha aguantado por exigencias de las normas sociales y de convivencia. 

      La conjunción o combinación simultánea de algunos -la totalidad es biológica y mecánicamente imposible- haría que el concepto de Nirvana palideciese a su lado".

Filosofía, estoicismo y humor negro

    Sin embargo, me ha encantado la carga de pensamiento profundo de la obra (está repleta de sabiduría) y sus toques entre estoicos, de sorna total y descreimiento absoluto.

    "-Bienvenido, Rafa. Temía que el Oriente te hubiese alterado el carácter y no supiera cómo tratarte.

       -Anda y que te jodan, Ramiro. No me calientes la oreja que vengo fino.

       -¿Lo ves? Así da gusto: eres el mismo que marchó o incluso peor. Científicamente tienes la misma sensibilidad que un impermeable, de ahí que nada te perturbe porque naciste perturbado".

    La narración de la vida real de un detective privado en dos casos que parecen ser reales -aderezados por literatura- es muy interesante. 

    Se trata de una obra diferente, con otra óptica y en la que el propio investigador describe su casi muerte en India, un lugar terriblemente complicado, repleto de policías corruptos y una poderosa mafia. Los personajes orientales son para enmarcar. Y el ayudante de Rafa o su novia, también.

miércoles, 31 de octubre de 2018

'El asesino del acantilado', de Antonio Manzanera: genuino sabor a Chandler y MacDonald

   La grandeza de 'El asesino del acantilado', de Antonio Manzanera, recae en que recupera el genuino sabor a Chandler, Hammett y MacDonald.

    Es una novela actual con el sello de lo clásico. Con las más tradicionales y perfectas historias negras ideadas por esta trinidad de geniales escritores estadounidenses en la posguerra.

    Está muy bien escrita y con un tiempo que va de la actualidad al pasado, en tres partes diferenciadas en las que, poco a poco, nos va dejando pistas sobre el porqué del mundo pre-Juegos Olímpicos de Los Ángeles.

    Hay muerto, es un expresidiario que dio un golpe de 3 millones de euro a un banco, un dinero que todos ansían. Y hay detective, Cheney Moore, contratado por un personaje extraño para localizar los millones. Y está la temible mafia (La Familia) de California, un poderoso empresario de la pesca y un enigmático director de una empresa de seguridad.

    Solo en un momento supuse qué sucedía. Pero es tan rica la trama que es imposible saberlo. Porque a mafiosos, ladrones y convictos se une el 'Asesino del Acantilado', un criminal en serie buscado por casi todos los protagonistas.

    La tercera parte, la que pone el punto y final, recuerda a 'Los Soprano' o 'Uno de los nuestros'.

    En definitiva, una pedazo de novela. Un libro imprescindible para los amantes de la novela negra estilo 'Cosecha roja', 'Adiós, muñeca' o 'El caso Galton', pero con un sello propio de calidad máxima. He disfrutado mucho con esta historia dura, cambiante, rica y repleta de matices y personajes interesantes.

martes, 23 de octubre de 2018

'Ya no quedan junglas adonde regresar', de Carlos Augusto Casas: sublime, lo mejor del año

            "-Alguien se ha pasado con el ketchup. -El subinspector Puertas contemplaba el interior del vehículo con cara de asco. Dentro, el cadáver del abogado Antonio Díaz-Pallarés marcaba el epicentro de la explosión de sangre. Las moscas danzaban a su alrededor.
        -No me lo tengas en cuenta, no me gustaría que me abrieran expediente por este comentario, inspectora.
        -¿Crees en la justicia divina, el karma o cómo lo quieras llamar? -dijo la inspectora.
        -No, a la vida le encantan los hijos de puta. No hay más que abrir el periódico para darse cuenta. A pesar de excepciones como esta.
        -Pero es hermoso, ¿no te parece? Un acto de justicia pura.
        -Sí, pero para hacer justicia hay que mancharse".

      'Ya no quedan junglas adonde regresar', de Carlos Augusto Casas, es brutal, sublime, total, bestial, lo mejor que je leído este año. No tiene nada que ver con el resto de novelas negras, salvo en su auténtica negritud. 

      "-Es usted una hija de puta.
        -No se puede ser honesta sin crearme enemigos. Yo soy una hija de puta y tú un vago. Por eso nos han puesto juntos. Porque nadie nos traga.
        -Lo mío se puede corregir, lo suyo es de nacimiento.
        -Solo has hecho una pregunta ahí arriba y era una gilipollez. ¿Por qué me has invitado, si no me soportas?
        -Socialmente está mal visto beber solo. Si te tomas diez copas sin compañía eres un alcohólico. Si te tomas cuarenta con amigos eres un tipo divertido.
        -¿Así que lo has hecho para no sentir que eres un borracho?
        -No se confunda. Hace tiempo que tengo muy claro qué soy. ¿Y usted, inspectora¿ ¿Lo sabe ya? ¿Se lo repito?"

    Una de la grandeza de este novelón son los diálogos en línea con la novela negra más clásica. Otra de las maravillas son sus personajes: desde la pareja de asesinos a sueldo medio terroríficos medio payasos, hasta su jefe Jabba the Hutt castizo, pasando por el jubilado 'el Mazas', las prostitutas, El Tigre y el protagonista principal, un jubilado de 74 años, que se convierte en una especie de sublime Charles Bronson de Montera.

      "-Intolerancia a la leche, Wilskapollas, rumanoides. Estoy cansada de ese lenguaje de machos. Todo ese rollo de maderos haciéndose los duros delante de un cadáver. Personalmente no me afecta. Simplemente me agota tanto hombrecito soltando testosterona por la boca, como si eso fuera parte del trabajo. La verdad es que me importan una mierda sis comentarios vejatorios y sexistas. Pero a sus superiores, no. Ya lo verán. El tiempo me ha enseñado que solo siendo una hija de puta se logra cambiar las cosas".

    A mitad de la novela se produce una de las mejores escenas que he leído en mucho tiempo. Brutalidad absoluta en el centro de Madrid. En un bar a plena luz del día. Empieza con la pregunta: ¿Harry el Sucio, Pulp Fiction o Grupo Salvaje?

    En esta historia de anti-héroes hay mucho de amor, crítica social y reivindicación de la persona que lucha hasta el final por una buena causa. Todo ello entre un maremágnum de detritus humano y bajeza moral. Sin embargo, la lucecita débil al final se transforma en la más formidable de las fuerzas.

    En definitiva, una novela poderosa, potente y repleta de escenas memorables. Con unos personajes inolvidables y una acción intensa dominada por la venganza y la esperanza. Una lección de vida y mil emociones a experimentar.

lunes, 22 de octubre de 2018

'Nunca bombardees Pearl Harbor', de Javier Hernández Velázquez: no me ha enganchado

    'Nunca bombardees Pearl Harbor', de Javier Hernández Velázquez, no me ha enganchado. Es cierto que está muy bien escrita y la trama es muy negra. Pero no me ha convencido.

    El investigador privado tinerfeño sin licencia y muchos traumas, Mat Fernández, protagoniza su tercer libro, que ya está en su tercera edición... lo que significa que es bueno, atrae, gusta y cuenta con su público.

    No me ha gustado que el autor intente ser más original que el escritor más original del planeta. Me he perdido en algunos diálogos. Y a veces no he sabido qué personaje es el que habla. El detective tiene demasiadas ocurrencias, a cual más de tipo duro, lo que es un tanto cargante.

    Tampoco me gustó el inicio de la novela que es prácticamente el final. 

    La historia de Sergio Leone, como clave para desentrañar toda esta trama de política y mafiosos, repleta de sangre y psicópatas desatados, es original.

    Para amantes de otro tipo de novela negra, algo naïf y diferente. Lo mío es lo clásico.

lunes, 15 de octubre de 2018

'Los niños desaparecidos', de Patricia Gibney: muy buen thriller

    'Los niños desaparecidos' es una muy buena novela policíaca, con un enigma que engancha y una historia repleta de suspense. Es un thriller perfecto que entretiene y, a la vez, conmueve. Porque trata el tema de los abusos de sacerdotes en orfanatos irlandeses. 

    La curia del Vaticano también aporta su granito de arena en una investigación en la que se mezclan intereses urbanísticos y financieros de oscuro pelaje.


    El tétrico pasado marca un presente en el que aparecen cadáveres con un nexo común. Deberá investigarlo la nada ortodoxa inspectora Lottie Parker, igualmente marcada por un trauma reciente y un pasado relacionado con el alcoholismo. 

    Sus tres hijos adolescentes se integrarán en esta trama provocada por lo que parece ser un psicópata o asesino en serie.

    Algunas de las claves del caso permanecen ocultas en los archivos del Vaticano. Sucias y terribles historias con el reformatorio Saint Angela en primera línea: por sus años oscuros y por el presente de especulación urbanística.

    En definitiva, he disfrutado de este poderoso thriller, de este 'noir', trufado de temor y bajas pasiones. De adultos convertidos en criminales por los abusos sufridos de pequeños o por la simple lascivia y concupiscencia.

martes, 2 de octubre de 2018

'Habana Réquiem', de Vladimir Hernández: imprescindible

    
    "Ana Rosa detestaba el pretencioso aroma a 'pobreza con dignidad' impregnado en el ambiente de la casa, y odiaba aún más el olor a clase obrera y marginalidad que emanaba aquella barriada y sus habitantes.

      Pensó en su propio vecindario del reparto residencial de Miramar, tan diferente y elitista, de avenidas arboladas, enormes chalets, apartamentos dúplex con jardines cuidados y garajes privados. El trazado perfecto de las calles, la bellezas de los restaurantes, los clubes nocturnos; coches con chapa diplomática, gente haciendo jogging por el parque de Quinta Avenida al caer la tarde y mujeres elegantes paseando sus perros de raza. (...)

      En Miramar se respiraba otro otro espíritu; un espíritu de triunfo, confort y ambición recompensada".

    'Habana Réquiem' es una pedazo de novela, repleta de negritud y asuntos policiales turbios y oscuros. Tomando como protagonistas a varios tenientes de La Mazmorra -un cuartel de La Habana-, cada uno de ellos investiga casos complicados en los que se unen la traición, la ambición, la mentira, el sexo y la muerte.

    Es un fresco sobre las bandas que pululan por la capital de Cuba, una crítica a un sistema repleto de miserias que, a base de taparlas, intenta que pasen desapercibidas. Es una historia de brutalidad policial, de abuso de autoridad y de venganza. En resumen, una instantánea sobre la cara oculta de La Habana.

    "-Este país se está llenando de maricones -declaró el patrullero Machado en voz baja junto a Eddy-. Deberían meterlos en campos de trabajo forzado, como en los años sesenta, para que aprenda a comportarse.

       -Compadre, civilízate. ¿Qué diría Mariela Castro si te oyera?

      -Diría que soy un dinosaurio -bufó Machado-, ¿pero a quién coño le importa lo que diga esa hijita de Papá?"

    Al interesante despiece en profundidad de la sociedad y los bajos fondos habaneros, se unen cinco historias-investigaciones cargadas de suciedad y negritud.

Historias tétricas y oscuras

    Como las violaciones en serie a mujeres desamparadas que dirige la ambiciosa y traicionera teniente María Rosa; el asesinato de un traficante en el que se implican bandas y la muerte de un sospechoso que lleva a cabo el violento teniente Eddy Serrat; la extraña muerte-suicidio de un viejo, a cargo del teniente Puyol; las extorsiones del sargento Batista; o los abusos del patrullero Manolo.

    "-A Cuba todavía no le conviene abrirse. Una apertura real sería el caos -dijo el sargento Batista.

      -Pero la gente se merece y quiere apertura...

      -La gente, la gente -remendó Batista con tono exasperado-. La gente aquí no cuenta para nada. ¿A quién le importa lo que quiera el pueblo. la gentuza, la escoria y el jodido lumpenproletariado? Si este país se abre al mundo, los primeros que van a cagar pelo sin haber comido mango somos los policías. ¿Tú te imaginas lo que pasaría si Cuba se convierte en un país normal, muchacho? En entra y sale constante, la droga colándose por todos lados..."

    Vladimir Hernández lo vuelve a lograr tras la impactante y genial 'Indómito'. Y crea una novela sin parangón entre la serie negra actual. Muy interesante, que toda el corazón y bucea en los espacios más recónditos del ser humano. Un novelón imprescindible.

lunes, 1 de octubre de 2018

'El Rey Rata', de China Miéville: infumable

    No pasé del primer capítulo. Es una novela rara. Tipo engendro. Intenta ser muy original y lo que logra es ser muy aburrida.

    La escena que copia al Dracula de Coppola, cuando el rey de los vampiros se aparece en la celda a Renfield, es poco más que ridícula.

    El protagonista se asemeja -a lo pobre y sin gracia- al personaje principal de 'La conjura de los necios'. 

    Todo en ella es deslavazado y sin sentido. No atrapa. Es cansina y sin gracia.

    Todo carece de sentido y, por tanto, de interés. Para mí, una auténtica pérdida de tiempo pese a las buenas críticas de esta novela entre terror, fantasía y temática negra.

domingo, 30 de septiembre de 2018

'Obsesión', de J. L. Butler: intenso thriller psicológico a la altura de la mejor Patricia Highsmith

El 6 de septiembre de 2018 se puso a la venta en España este original y potente thriller editado por Roca Editorial.


"Tensión e inquietud 'in crescendo' en este intenso thriller psicológico donde nada es lo que parece".

"Desde la primera página la tensión y el suspense se mantienen en una historia inquietante dominada por el terror psicológico".

"Una historia perfectamente trazada con un clima asfixiante que recuerda a la mejor Patricia Highsmith".

    Lo mejor de 'Obsesión', de J. L. Butler, es que mantiene la tensión durante toda la historia. Es una novela de intenso terror psicológico (thriller) a la altura de la mejor Patricia Highsmith

    La han comparado con un libro con ecos de 'Atracción fatal' y 'The Good Wife'. A mí me parece una historia perfectamente montada. Una tela de araña que va absorbiendo al lector desde la primera página sin dejarle aliento hasta el final.

    La protagonista, la reputada abogada matrimonialista Francine Day es todo un descubrimiento que se merece formar parte de una segunda historia.


    Day, lanzada a convertirse en abogada de la Reina, se encontrará con el caso de petición de divorcio de un atractivo ricachón, Martin Joy, al que su mujer le pide la mitad del patrimonio. Ella deberá evitarlo.

    A partir de ahí la trama se complica con relaciones de sexo, amor, arte, negocios, extrañas desapariciones, posibles crímenes, la malos tratos, violaciones, amenazas... Todo ello aderezado por la inestable mente de la abogada que lleva toda la vida medicada con litio para controlar su bipolaridad.

    Los personajes secundarios tienen bastante peso y, hasta el final, no llega un desenlace impactante e inesperado, enlazado con el poderoso comienzo de este libro más que recomendable para los amantes del suspense y thriller de calidad.

jueves, 27 de septiembre de 2018

'Yeruldelgger, muertos en la estepa': me esperaba algo más

    Es cierto que hasta la mitad, es una obra maestra. Sin embargo, desde ese punto y hasta el final pierde fuelle. No puede ser que a los protagonistas les salga todo tan bien.

    La obra es original al tratar un lugar tan exótico y desconocido como es Mongolia. Los dos crímenes que investigan el comisario Yeruldelgger y dos ayudantes, la inspectora Oyun y la forense Solongo, están repletos de salvajismo y envueltos en un oscuro enigma.

    También hay momentos destacados por el excelente uso del humor, aunque sobresale una especie de exageración o histrionismo en los personajes más propio de las aceleradas películas de chinos karatekas.

    La magia y el chamanismo tienen mucho que decir, lo que aporta a la narración un aire fantástico y de rodearse de poderes sobrenaturales.

    Hay acción y es buena. Hay misterio y es bueno. Los personajes son perfectos. Pero a mitad del libro ya se ha leído todo lo importante. A partir de aquí no es más que una sucesión de victorias y pequeñas derrotas de unos protagonistas a los que todo les sale demasiado bien. Y eso elimina cualquier atisbo de interés.

    Pese a todo, gustará mucho a los amantes del género, ya que las calificaciones de la novela son de sobresaliente para arriba.

domingo, 23 de septiembre de 2018

'Confusión', de B. A. Paris: el confundido soy yo

    'Confusión', de B. A. Paris, autora del bestseller 'Al cerrar la puerta' me ha aburrido. Y eso que las protagonistas a todas horas beben vino.

    Me ha aburrido por lo tópico de todo. Por las inseguridades típicamente urbanitas y por los rollos mentales de la principal protagonista. 

    Una mujer felizmente casada que se debate en si debería haber ayudado a su nueva mejor amiga, atrapada en su coche en un camino embarrado y cegado por el temporal, por donde tenía prohibido pasar -indicación de su marido- tras abandonar una fiesta. 

    La amiga -ella no vio que era ella- amaneció asesinada dentro del vehículo.

    La escritora es buena, pero el libro avanza lento, muy lento, y la intriga apenas funciona. Las preocupaciones de la 'prota' con sus olvidos son otra obesión que cansa. A su madre le diagnosticaron demencia precoz y ella la teme sufrir.

    Creo que le falta alma, ritmo y que ocurran cosas realmente intrigantes.